Leviatán

Control de daños

En el año de 1983 era gobernador de Durango Armando del Castillo Franco y en Los Pinos despachaba Miguel de la Madrid Hurtado. Eran los tiempos en que el gobierno organizaba las elecciones y podía hacer y deshacer durante y después de la jornada electoral.

Se llevaron a cabo las elecciones intermedias para renovar la legislatura y los ayuntamientos del estado.El resultado de aquella elección fue inédito y no era creíble sobre todo para los priistas. Ganó la mayoría de los votos Rodolfo Elizondo Torres el candidato del PAN y perdió la presidencia municipal de Durango Luis Ángel Tejada Espino.

La derrota para el PRI fue dolorosa y no fue fácil de asimilar por aquélla generación, incluso hubo quienes nunca se recuperaron de aquélla debacle.En el 86 el PRI regresó al poder y del 92 al 98 el PT gobernó con Gonzalo Yáñez y Marcos Cruz Martínez.

Pasaron 18 años de dominio absoluto del PRI y ahora se repite la historia pero en esta ocasión el partido en el poder pierde la gubernatura del estado, el municipio de Durango, 7 distritos y otros  ayuntamientos de la entidad. 

El desastre electoral no se atenúa con los triunfos en los municipios y distritos de la Comarca Lagunera.

En más de 80 años de ser gobierno en esta entidad, el viejo partido no había sufrido una derrota de estas dimensiones.Como en el 83 este golpe electoral ha sido demoledor para dirigentes y militantes porque muchos proyectos personales se han quedado en el camino y la confusión es general.

No parece operar un control de daños que permita reconstruir estructuras ni se definen liderazgos capaces de diseñar y operar una estrategia frente a esta nueva realidad política del estado.

Mientras tanto la iniciativa de la transición es asumida por el gobernador electo José Rosas Aispuro tanto en la entrega-recepción, en la integración de su gabinete así como en la definición puntual de los grandes ejes de su programa de gobierno. Se considera que el nuevo mandatario tiene plena conciencia de los grandes desafíos que enfrentará su gestión gubernamental.

Tendrá que hacer acopio de todas sus capacidades de liderazgo para coordinar a su equipo de gobierno en torno a los problemas y proyectos prioritarios del estado. La circunstancia actual le exige una comunicación abierta con la ciudadanía en la que prevalezca la transparencia frente a los límites y carencias de su administración.

Esta oportunidad histórica no le permite margen para el error. 

POSDATA. Se cree que no será tersa la relación entre el gobernador Aispuro y la alcaldesa Lety Herrera. Es deseable que logren acuerdos de colaboración entre los dos en bien de Gómez Palacio y Durango. Un punto de partida básico es hacer política.


torrescastilloj@yahoo.com.mx