Leviatán

Comprender a Octavio Paz

Mi primer encuentro con la raíz y la entraña de un México lleno de historia y de misterio fue El laberinto de la Soledad, en muchos sentidos el referente más lúcido que descubre nuestras complejidades y una identidad que mira al pasado y al futuro, un ensayo fundamental sobre la cultura nacional.
Para quienes vivimos el movimiento estudiantil del 68, la renuncia de Octavio Paz a la embajada de México en la India y a sus 24 años en el servicio exterior fue un acto de dignidad y de protesta contra la represión del gobierno hacia los estudiantes.
Sin duda quien retrata mejor a Octavio Paz es el historiador y pensador Enrique Krauze en una biografía magistral que recupera su esencia humana, su vida que fue un “poema circular” doloroso, luminoso, siempre apasionado, es el secreto personal de El laberinto de la soledad “autobiografía tácita, laberinto de su soledad”.
En su libro Octavio Paz, el poeta y la Revolución, Krauze confiesa que ha querido comprender al poeta “sobre todo al Paz enfrentado a la historia de su país, de su mundo, de su siglo. Comprenderlo, no juzgarlo ni explicarlo”, reivindicar la solidez intelectual y moral de sus posturas, la valentía de sus pronunciamientos, recrear la incandescente pasión crítica que lo animó en su obra escrita y editorial y penetrar en su corazón, en sus desdichas, sus pasiones, sus amores y su práctica de la amistad.
Al convivir en sus primeros años  con las consignas zapatistas y  la reforma agraria que defendía su padre y más adelante con las ideas del movimiento vasconcelista, Paz  tuvo la convicción de que sería un poeta de la revolución, sin embargo al estallar el stalinismo en la Unión Soviética se desencanta del comunismo y rompe con esas ideas y con muchos amigos.
Becado estudió en la Universidad de Berkeley, California y ya en el servicio diplomático vive en Francia, en España, en Japón y en la India, donde la filosofía oriental marcó una etapa decisiva en la evolución de su pensamiento. Regresó a Estados Unidos donde impartió clases y tres años después retorna a México  donde funda la revista Plural que al  poco tiempo se convierte en Vuelta, ambas fusionan en sus páginas la literatura y la política. En el 90 es el primer mexicano en ganar el Premio Nobel de Literatura.
Octavio Paz el pensador y poeta mexicano más reconocido, fue polémico, radical y visionario en sus posiciones políticas. Su  obra permanecerá como una  influencia irreversible en las letras universales.
POSDATA. La de Gabriel García Márquez pérdida dolorosa de uno de los autores más generosos y leídos del planeta.


torrescastilloj@yahoo.com.mx