Leviatán

Clase política dividida

Sería aventurado desde ahora anticipar un resultado de la elección del próximo 5 de junio en el estado de Durango, pero si se puede advertir que esta será una contienda inédita por la fragmentación de la clase política que se ha profundizado en los últimos años por  errores graves que se han cometido en la administración del poder político local.

Prueba contundente de estas fracturas es que los candidatos punteros a la gubernatura provienen del mismo partido en el poder, uno que renunció a su militancia original al ser segregado desde hace un sexenio y el otro postulado en un proceso interno que dejó en el camino a otros aspirantes.

Tanto Esteban Villegas Espinoza como José Rosas Aispuro Torres han tenido que lidiar con las ambigüedades y las contradicciones de la clase política, que se agudizaroncon la designación de los candidatos a diputados, presidentes municipales y las planillas de regidores de la mayoría de los municipios y distritos de la entidad.

En la capital del estado el panismo se ha sentido agraviado porque en la planilla del ayuntamiento el candidato a presidente municipal y los candidatos a primero y segundo regidor no son miembros de Acción Nacional, de ahí la inconformidad y la renuncia de algunos notables de ese instituto político.

En Gómez Palacio el candidato del PAN-PRD no es militante y por el lado del PRI la candidata Leticia Herrera se impuso en la integración de la planilla de regidores y sindico, pero lo grave es que son evidentes las grietas de su partido ya que es notorio su distanciamiento con el candidato a gobernador que haceresurgir el fantasma del voto diferenciado. La inconformidad es silenciosaen el PRI y es natural el desconcierto de la ciudadanía que vota.

Mientras tanto aquélla parte de la sociedad que desconfía de los políticos y que esta desencantada de los partidos, no parece interesada en esta contienda al percibir que la lucha es entre dos candidatos que no garantizan un cambio profundo en la vida económica y social del estado.

El resultado electoral es incierto y el desafío es enorme. Las campañas tradicionales ya no funcionan. Urgen los cambios no solo para conectarse con la gente sino para que estos se traduzcan en una nueva forma de hacer política y en una auténtica participación de la ciudadanía civil, social y política de Durango.

POSDATA.-Con su partida Sergio Estrella Ochoa deja en la memoria de Gómez Palacio su novedosa presidencia municipal itinerante, su sueño de volver a ser alcalde y su invariable concepto de la amistad. Un acto de justicia sería que su hija Liliana Estrella Rivera lo relevara como titular de la Notaría Pública que ejerció.


torrescastilloj@yahoo.com.mx