Leviatán

Ataque a las instituciones

Preocupado por los recientes ataques políticos lanzados contra las Fuerzas Armadas, la Suprema Corte de Justicia y contra la libertad de expresión, el periodista Raymundo Riva Palacio advierte que “No es sólo el candidato Andrés Manuel López Obrador quien abrió fuego contra las instituciones, sino que existe un armado, estratégico o espontaneo, que en las horas finales de la precampaña, desató una embestida para descarrilarlas”.

Desde hace mucho tiempo AMLO le tomó la medida al gobierno. Primero fue en 1996 el bloqueo de pozos petroleros en Tabasco con pérdidas millonarias para PEMEX que negoció con la cancelación de una orden de aprehensión en su contra, luego el plantón que instaló en el Paseo de la Reforma por más de tres meses y que afectó a la ciudad de México y a miles de empresarios luego de alegar fraude en la elección presidencial, sin olvidar cuando mandó “al diablo las instituciones”.

De los ministros del órgano supremo constitucional ha dicho que son “alcahuetes” y que “están maiceados por la mafia del poder”; También se lanzó contra el secretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos a quien le exigió que no haga “politiquería” y que “se ponga a hacer su trabajo” y remató contra los intelectuales que discrepan con él.

Sin medir consecuencias anuncia que desaparecerá el CISEN, el Estado Mayor Presidencial, derogará las reformas energética y educativa,  cancelará el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y les dará  3 mil 800 pesos mensuales a todos los ninis.

Las instituciones son fundamentales para la convivencia de una sociedad, sin embargo cuando estas son sometidas al golpeteo sistemático se produce un deterioro del tejido social y de la credibilidad, se incita la división del país y se relajan las conductas políticas y sociales. La historia así los identifica: todos los populismos confrontan, han sido en el pasado y serán en el futuro una fatalidad para los pueblos.

Por todo lo anterior no es descabellada la broma siniestra de que aquí ya tenemos a nuestro Trump mexicano.


torrescastilloj@yahoo.com.mx