Leviatán

Acotados

A partir del gobierno de Enrique Peña Nieto los gobernadores ya no se conducen como lo hicieron en los dos sexenios que gobernó al país el Partido Acción Nacional, con un protagonismo y una beligerancia que en ocasiones llegó a la confrontación y al desafío institucional. Para contener los excesos y el poder omnímodo de los ejecutivos estatales, el gobierno federal impulsó reformas y cambios que le permitirán ejercer una rectoría nacional en varios ámbitos, tales como la reforma educativa que desaparece la descentralización en el pago de la nómina magisterial, la reforma político electoral que les quita a los gobernadores el control de los comicios locales, así como las leyes fiscales y de deuda pública que regulan la contratación de endeudamiento y le ponen límites a los gobiernos estatales y municipalesen la adquisición de créditos bancarios. La reforma educativa se ha bloqueado en varios estados donde el ejecutivo y los congresos locales, en lugar de homologar han aprobado reformas que contravienen a la Constitución y a  lanueva Ley General de Educación. La repuesta del gobierno federal al desacatofue la promoción de cuatro controversias constitucionales ante la SCJN en contra de las legislaturas de Oaxaca, Michoacán, Chiapas y Sonora, por violentar la letra y el espíritu de la Constitución.
En Michoacán, donde la delincuencia organizada sustituyó y secuestró a los poderes públicos, el gobierno federal designó a un Comisionado que en los hechos es un interventor presidencial con poder superior al ejecutivo local, un acto de autoridad que se puede repetir en otras entidades rebasadas por la violencia  o por  excesos en el poder.
En cuanto a las elecciones locales, en la era del PAN el gobernadortricolor se sintió con el derecho legítimo dentro de su Estado, para reproducir aquél poder de gran elector que ejercieron los presidentes para designar a su sucesor, a pesar de ir en contra de la regla no escrita de que virrey no pone virrey. Ahora que ha retornado el Revolucionario Institucional a Los Pinos no parece viable que los mandatarios estatales puedan imponeral candidato de su partido a la gubernatura.
POSDATA. Los tres grupos políticos más poderosos de Durango, hoy abiertamente confrontados, enrarecen la unidad del PRI que ha quedado en simple retórica y ahora se mueven con todo para ganar las candidaturas distritales del 15 y luegojugar por la gubernatura en el 16. Todos los pronósticos son reservados  pero ronda en el ambiente político el fantasma de las deserciones, de las alianzas opositoras y de las candidaturas emergentes de unidad.


torrescastilloj@yahoo.com.mx