La Feria

Una puerta abierta al desarrollo cultural

La oportunidad de mejorar la difusión de la cultura en Jalisco llama a la Puerta. Ayer, en la reunión del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, el presidente del organismo, René Arce, tuvo la compañía -como en anteriores ocasiones- de la presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso del Estado, la licenciada Kehila Ku, así como de la secretaria de Cultura, la doctora Myriam Vachez.

Si algo ha caracterizado la labor de René al frente del CECA, ha sido convertirse en un vinculo entre el sector ciudadano y el medio oficial, lo que ahora ha encontrado eco tanto en la secretaria Vachez como en la diputada Ku, quienes, por vez primera desde que yo recuerdo, ha personificado al Congreso de cara a la comunidad artística de Jalisco. No encuentro en mi memoria el  referente de un diputado encargado de la Comisión de Cultura que haya mostrado tanto interés y se vinculará en esa forma con la comunidad artística.

Poco a poco, la legisladora ha ido conociendo el medio cultural y las situaciones y problemas que prevalecen en el campo de la creación en la entidad. Y, sobre todo, se ha visto dispuesta a apoyar, desde su bancada, la difusión de las artes en el estado.

Por otra parte, la secretaria Vachez concurrió a la reunión y pudo dar los puntos de vista oficiales, explicar las acciones efectuadas en algunos campos y sobre todo las limitantes presupuestales, que nunca faltan, en materia de apoyos y erogaciones. Algo así como la voz que obliga a poner los pies en la tierra ante las fantasías ciudadanas.

Ante las funcionarias, algunos de los consejeros presentaron propuestas, en términos generales, sobre diversos temas relacionados con el desarrollo cultural de Jalisco. Algunos de ellos, patrimoniales; otros, indigenistas;  algunos más, puntos que tocan tanto la educación como el arte; y uno de los consejeros recordó, incluso, que no se ha cumplido con la creación del Sistema Estatal de Creadores, ordenada desde hace más de veinte años por la ley de Cultura de Jalisco. El problema, claro, ha sido presupuestal.

Pero, lo cierto, es que la fuerza del CECA se ha visto multiplicada por el apoyo que está encontrando de parte de la Comisión de Cultura del Congreso, como lo muestra que, el día de ayer, la licenciada Ku acudió acompañada de otras dos congresistas de la misma comisión, Mónica Almeida y Lourdes Martínez; además de la doctora Vachez y su director general administrativo, José Luis Patiño. Así que había tres representantes y dos ejecutivos sentados a la mesa con los consejeros del CECA, todos ellos miembros de la comunidad cultural de Jalisco.

Ahora viene la segunda parte. Ya que hay tan importantes oídos (legisladoras y secretaria de Cultura) (cuatro mujeres, por cierto) dispuestos a escuchar los planteamientos de los creadores, es necesario responder adecuadamente a la exigencia del momento. El CECA deberá consolidar sus planteamientos y darles solidez para que los dos poderes del gobierno los conviertan en políticas públicas.

René Arce tiene una enorme ventaja. Conoce realmente (y digo realmente) una parte muy amplia del horizonte cultural de Jalisco, con cierto énfasis en las raíces folklóricas y en la recuperación de las tradiciones. Además, es como una hormiga siempre en marcha de trabajo. Las ideas están ahí. Muchos de los consejeros son verdaderos expertos. Se requiere ahora articularlas con claridad, pasarlas por la lente del lenguaje adecuado y entregarlas en manos de quienes están dispuestas a recibirlas. Letras, danza, patrimonio cultural indígena, artes plásticas, teatro... todo puede encontrar caminos para difundirse mejor y convertirse en un elemento de identidad de las nuevas generaciones. Jalisco es un estado muy rico culturalmente, pero exige ya de una estructura legislativa y ejecutiva más sólida para su cabal desarrollo.

No hay que olvidar lo que Agustín Yáñez, siendo gobernador, repitió en sus discursos: el arte y la cultura significan un mejor nivel de vida para la población. Es decir, la gente que cultiva las artes, tenga un peso o un millón de pesos, vive mejor que la que no las cultiva ¿No es esa la finalidad de los gobiernos? ¿No es ese el objetivo final de todos los esfuerzos oficiales? Que todos vivamos mejor.