Cosmovisión

¡La vida no es una carrera!

¿Alguna vez has observado a los niños jugando? o ¿escuchado las gotas de la lluvia al tocar el suelo? ¿Alguna vez has seguido el vuelo errado de una mariposa? o ¿contemplado el sol en un atardecer? Debes detenerte...

No bailes tan rápido, el tiempo es corto y la música no durará.¿Andas corriendo todos los días? Cuando le preguntas a alguien ¿cómo está?...

¿escuchas lo que te contesta? ¿Cuando el día se acaba te acuestas en tu cama con las próximas cien cosas que tienes que hacer dando vueltas en tu cabeza? Debes detenerte...

Alguna vez le has dicho a tu hijo, lo haremos mañana y en tu prisa...

¿no ves la tristeza en su mirada? ¿Alguna vez has perdido contacto, dejando una buena amistad morir porque nunca tuviste tiempo para llamar y decir “Hola”?Cuándo corres muy de prisa para llegar a algún lugar, te pierdes todo lo divertido del camino en llegar. 

Cuando te preocupas y te apresuras durante el día es como un regalo sin abrir... que echas a la basura.La vida no es una carrera. Tómalo más despacio, escucha la música...antes de que se acabe la canción.

Amigo lector, contagiados por el entorno vivimos siempre apresurados, siempre exigiendo y exigiéndonos tanto, que nos convertimos en los intolerantes jueces de nosotros mismos y de quienes nos rodean. Tanta prisa y urgencia por hacer nos llevan a vivir en el futuro y nos privan de vivir nuestro presente.No deje que la vida se le escurra entre las manos, aproveche todos los momentos que le brinda.

Observe a su alrededor y dese cuenta que no es tan gris como parece... que está llena de matices y colores.Que su prisa por hacer no le robe la oportunidad de vivir.  

No corra, dé un paso a la vez, cierto que tarde o temprano realizará su sueño.

Que tan importante es lo que ha de hacer, que debe hacerlo con calma. Qué hacer las cosas pausadamente no significa hacer menos, sino atender los detalles para  hacerlo con calidad. 

Seguro que nadie lo hará por usted, mejore su calidad de vida: Busque la calma, la tranquilidad y la serenidad. Compruebe que hacer cualquier cosa con mayor atención y cuidado le regala muchas satisfacciones. Nunca se aparte de la eficiencia, ni permita que las multitareas lo distraigan ni lo lleven a justificar, en terceros, su falta de resultados.

Para aspirar a mejores logros, asuma sus limitaciones, haga lo que tenga que hacer y hágalo con gusto, sin prisa y privilegiando su ejecución.

Que no lo absorba el entorno, retome sus valores esenciales y la simplicidad de vivir.

Llegó la hora de rescatar el tiempo que lo enriquece. Ajuste la velocidad a su ritmo y contágiela a su vida.

Asienta que paso a paso se llega lejos; que la prisa es enemiga de la perfección y que quienes viven corriendo detrás del tiempo, sólo lo alcanzan... cuando mueren. ¿Qué opina?