Cosmovisión

Lo que no tiene solución... déjelo de lado

Queremos lo mejor y siempre lo estamos buscando... es bueno porque nos lleva a progresar en la vida. Pero no es sano desear lo que no tenemos cuando ello nos lleva a perder el sueño y a no apreciar lo que tenemos.Se nos va la vida buscando soluciones donde no las hay y poco a poco nos vamos achicando porque sentimos que nada es para nosotros, que siempre vamos detrás del arco iris buscando tesoros que no existen. No deje que la vida se le vaya añorando lo que no tiene y desea tener, no malgaste los años intentando tener lo que no es para usted ni se amargue por no haberlo logrado todavía. 

Hay que tener sueños, si, pero sueños y metas que estén a su alcance, no expectativas irrealistas. Hay que luchar, pero no hasta el punto de despreciar lo que ahora tenemos por compararlo con lo que soñamos tener. Aprendamos a ser felices con lo que tenemos, a no desgastarnos por lo que no tenemos o por aquello a lo que no le hemos encontrado soluciones.Puede que pase en vela muchas noches, pensando cómo arreglar pendientes, aunque sepa que no tiene la solución a su alcance. Si es así reconózcalo, y lo que no pueda solucionar o cambiar, déjelo, no se angustie ni pierda la paz por ello. Sea de los que saben vivir con lo que hay, que saben encarar las dificultades de la vida y que no viven amargados con lo que no pueden hacer o lo que no tienen.

En la vida, como en todo, tenemos limites, no podemos tenerlo todo y todo tiene un porqué. Nos  enfrentamos a paredes impenetrables e impedimentos que no son justos pero que están ahí. Hay que saber qué cosas son para uno y lo demás... déjelo partir. No deje que una nube le tape la luz del día, simplemente acepte que hay cosas que no tienen solución, como otras que no podrá cambiar o tener, y por su propio bien, deje esas cosas de lado y disfrute de lo mucho o de lo poco que tenga. En este mundo hay personas que darían todo por tener una pequeña parte de lo que usted tiene, mientras usted se angustia deseando lo que los demás tienen. Viva con alegría, que a pesar de las frustraciones, siempre quedará la esperanza de que algún día lograra lo que tanto añora y  tiene solución. 

La vida hay que vivirla con mucha esperanza, amor y paciencia, que sólo así logrará mucho más de lo que usted se imagina. Autor anónimo.Amigo lector, perdemos los mejores años prestándole atención a nuestros vacios y carencias, y esperando lo que no llegará. Para solucionar los problemas que realmente son problemas... cálmese, concéntrese y vea las dificultades como son... retos que ponen a prueba su capacidad. Si el problema tiene solución, antes que angustiarse y perder la paz, trabaje con creatividad y ahínco para superarlo, si no tiene, ¡déjelo!... que la vida sigue y hay que continuar. ¿Qué opina?