Cosmovisión

El loro que pedía libertad

Ésta es la historia de un loro muy contradictorio. Desde hacía muchos años vivía enjaulado. Su propietario era un anciano al que el animal hacía compañía. Cierto día, el anciano invitó a un amigo a su casa a deleitar un sabroso té de Cachemira. Pasaron al salón donde, cerca de la ventana y en su jaula, estaba el loro.

Tomaban el té, cuando el loro comenzó a gritar insistente y vehementemente: ¡Libertad, libertad! No cesaba de pedir libertad. Todo el tiempo en que estuvo el invitado en la casa, el animal no dejó de reclamar libertad. Era tan desgarradora su solicitud, que el invitado se sintió muy apenado y ni siquiera pudo terminar su taza de té. Estaba saliendo de la casa y el loro seguía gritando: “¡Libertad, libertad!”

Pasaron dos días. El invitado no dejaba de pensar con compasión en el loro. Tanto, que decidió ponerlo en libertad. Tramó un plan. Sabía cuándo el anciano dejaba su casa para ir a efectuar la compra. Aprovecharía esa ausencia y liberar al loro. Se apostó cerca de la casa del anciano y, en cuanto lo vio salir, corrió hacia su casa, abrió la puerta con una ganzúa y entró en el salón donde el loro gritaba: “¡Libertad, libertad!”

¿Quién no hubiera sentido piedad? Presto, abrió la puertecilla de la jaula. Entonces el loro, aterrado, se lanzó al lado opuesto y se aferró con su pico y uñas a los barrotes de la jaula. Negándose a abandonarla, mientras seguía gritando: “¡Libertad, libertad!”

El Maestro dice: Como éste loro, son muchos los seres humanos que dicen querer madurar y hallar la libertad interior, pero que se han acostumbrado a su jaula interna y no quieren abandonarla. Tomado de “Cuentos Clásicos de la India”.

Amigo lector, consciente que la libertad hace del hombre el padre de sus actos... sea el protagonista de su vida. Acepte la realidad y reconozca sus cualidades y sus defectos, que ellas marcan su carácter y su destino. Controle los deseos de su ego y cree su propio pensamiento. ¡En libertad... madure!

Y sin importar cuántos obstáculos haya superado, con cuantos esté lidiando y cuantos tenga que enfrentar, luche por alcanzar su máxima grandeza, que cada uno es el único responsable de sí mismo. ¿Qué opina?