Cosmovisión

Algo hicimos mal

Resumen del discurso del Presidente Óscar Arias en la Cumbre de las Américas. Trinidad y Tobago, 18 de abril de 2009.

Cada vez que los países  de América Latina (AL) y el Caribe se reúnen con el presidente de los Estados Unidos de América (EUA), es para pedirle, reclamarle o culpar a EUA de nuestros males pasados, presentes y futuros.

No creo que eso sea del todo justo.No olvidemos que AL tuvo universidades antes que EUA creara Harvard y William & Mary.

Que al menos, hasta 1750, todos los americanos eran más o menos iguales: todos eran pobres.Con la Revolución Industrial de Inglaterra, Alemania, Francia, EUA, Canadá, Australia, Nueva Zelanda se montan en ese vagón y en AL esa Revolución pasó como un cometa.

Hace 50 años, México era más rico que Portugal. En 1950 Honduras tenía más riqueza percápita que Singapur.

¿Que hicimos mal en AL? Para comenzar, tenemos una escolaridad promedio de 7 años, que no es el caso de la mayoría de los países asiáticos. Ni de EUA y Canadá, con la mejor educación del mundo, similar a la de los europeos.

De cada 10 estudiantes que ingresan a la secundaria en AL, en algunos países solo 1 termina.

AL tiene países con una mortalidad infantil de 50 niños por cada 1000, cuando el promedio en los países asiáticos más avanzados es de 8  a 10. 

En 1950, cada ciudadano de EUA era 4 veces más rico que 1 de AL. Hoy es de 10 a 20 veces más rico. No es culpa de EUA, es culpa nuestra. Mientras que el mundo rico dedica 100.000 millones de dólares para aliviar la pobreza del 80% de la población del mundo, AL gasta $50.000 millones en armas y soldados.

¿Quién es nuestro enemigo? Es la falta de educación; el analfabetismo;  que no gastamos en la salud de nuestro pueblo; que no creamos la infraestructura necesaria; que no invertimos para  detener la degradación del medio ambiente; es producto de que no estamos educando a nuestros hijos.

Mientras en AL seguimos discutiendo cuál de los “ismos” es el mejor: capitalismo, socialismo, comunismo, neoliberalismo, etc., los asiáticos encontraron un “ismo” muy realista:  El pragmatismo .

Y mientras los chinos, desde el 79 crecen anualmente entre 11% y 13% , y han sacado a 300 millones de habitantes de la pobreza, nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías que debimos  haber enterrado hace mucho tiempo.

La buena noticia es que eso lo logró Deng Xiaoping cuando tenía 74 años. Viendo alrededor, queridos Presidentes, no veo a nadie que esté cerca de los 74 años.

Por eso les pido que no esperemos a cumplirlos para hacer los cambios que tenemos que hacer.Muchas gracias.

Amigo lector, si el Ex presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, Oscar Arias reescribiera ahora su discurso, para  nuestra vergüenza, un titulo probable sería: “Y... algo seguimos haciendo mal” ¿Qué opina?