Cosmovisión

La bailarina “Como no sabían que era imposible lo hicieron”

Una joven había tomado clases de ballet durante toda su infancia, y había llegado el momento en que se sentía lista para entregarse a la disciplina que la ayudaría a convertir su afición en profesión. Deseaba llegar a ser la primera bailarina y quería comprobar si poseía las dotes necesarias, de manera que cuando llegó a su ciudad una gran compañía de ballet, fue a los camerinos luego de una función, y habló con el director.

Quisiera llegar a ser una gran bailarina, le dijo, pero no sé si tengo el talento necesario o que me hace falta. Dame una demostración, le dijo el maestro. Transcurrido apenas cinco minutos, la interrumpió, moviendo la cabeza en señal de desaprobación. No, no tiene usted condiciones, le dijo.

La joven llegó a su casa con el corazón desgarrado, arrojó las zapatillas de baile en un armario y no volvió a calzarlas nunca más. Se casó, tuvo hijos y cuando se hicieron un poco mayores, tomó un empleo de cajera en un supermercado.

Años después asistió a una función de ballet, y a la salida se topó con el viejo director que ya era octogenario, ella le recordó la charla que habían tenido años antes, le mostró fotografías de sus hijos y le comentó de su trabajo en el supermercado, luego agregó: Hay algo que nunca he terminado de entender.

¿Cómo pudo usted saber tan rápido que yo no tenía condiciones de bailarina? Ahhh, apenas la miré cuando Ud. bailó delante de mí, le dije lo que siempre le digo a todas, le contestó. ¡Pero eso es imperdonable! Exclamó ella, arruinó mi vida, ¡pude haber llegado a ser primera bailarina!

No lo creo, repuso el viejo maestro. Si hubiera tenido las dotes necesarias, y una verdadera vocación para bailar, no habría prestado ninguna atención a lo que yo dije. Autor anónimo.

Amigo lector, está llamado a luchar, al margen de la cantidad y calidad de sus talentos, aporte al mundo su capacidad, sus medios y su historia. Cumpla con su misión, esa que sólo usted es capaz de hacer.

Convénzase que buscar la vocación es una aventura personal, por caminos inexplorados y que nadie podrá recorrer en su lugar; que la vocación no se cumple simplemente al desempeñar una profesión o un oficio. Es una motivación permanente; la inspiración y la entrega que da satisfacción y sentido de vida. Es el placer de la realización de la tarea por sí, y no sólo por el logro.

Y si bien, la vocación no elimina la incertidumbre ni el dolor, si nos enseña a vivir con sabiduría y a enfrentar el sufrimiento. Y aunque nunca concluye, si impone una forma de vida que nos brinda la capacidad de ser dueños de sí mismos.

Por ello, al margen de lo que los demás piensen de usted, ¡crea en sí y honre su vocación! y desde su propia existencia... construya el mundo y su historia. ¿Qué opina?