Cosmovisión

Hoy es el día

El día que decidió construir una casa con botellas de vino vacías, familiares, amigos y conocidos creyeron que estaba loco y le instaron a desistir del proyecto. JT Vanlhel no los escuchó. Sonreía al oírles, pero nada más.La tarea fue ardua. De día trabajaba como contador en una empresa. En las noches, muy a pesar de su orgullo, salía a los sitios donde se concentraban los desechos. Cada envase era guardado cuidadosamente, y ya en casa, almacenado de acuerdo con el tamaño y la densidad del vidrio. Era un trabajo artesanal.

La estructura comenzó a levantarse en un enorme terreno. Cada botella era unida a otra con una silicona especial. Lo difícil eran los vientos que en determinadas épocas del año son demasiado fuertes. Las corrientes de aire provocaban caídas de paredes y columnas.Al despertar, JT se encontraba con la desagradable sorpresa de que tenía que comenzar de nuevo. Sólo encontraba un montón de cristal roto. Sin embargo, se reponía del desánimo y reemprendía la tarea.Demoró tres años. Lo logró. La construcción de tres alcobas, un baño y una cocina, fue por mucho tiempo el atractivo de los visitantes. Nadie podía creer que alguien se propusiera acometer un proyecto de tales dimensiones. Y no solo hubo quien lo hizo sino que además, lo terminó y disfrutó a plenitud.Indudablemente, usted tiene muchos sueños y proyectos, y alrededor le dicen que es imposible. ¿Piensa renunciar a sus metas sólo por que los demás no sueñan? En absoluto. Hoy es el día para que se levante en victoria, tome fuerzas y dé pasos firmes hacia sus anhelos. Quien tiene fe, está llamado a vencer. Hoy es el día para comenzar de nuevo... Ánimo. Autor anónimo.Amigo lector, la vida no está para exhibirse en un escaparate, sino para luchar por lo que verdaderamente se desea.

Crea en sí y en su capacidad, confíe en su habilidad y en sus talentos, fije sus ojos en la meta y no en el camino... Vaya tras sus sueños y decídase  alcanzarlos. Convénzase que soñar y esperar no basta; que siempre habrá quien le diga que no puede; que todo en la vida tiene un propósito, nada es por casualidad; que no siempre se triunfa en el primer intento y que los momentos más difíciles no son para siempre. Parta de su realidad y no de sus sueños, que la victoria sólo es para los que están dispuestos a encontrarse con lo extraordinario. Asienta que no hay personas ni exitosas ni fracasadas, sino las que luchan por alcanzar sus sueños y las que renuncian a ellos. Persevere, que en usted esta perseguir o abandonar sus sueños, aún antes de empezar. Recuerde que que cuando abandona un sueño, una parte suya muere con él, y que es más valiente el que conquista sus deseos que el que vence a sus enemigos, porque la victoria más difícil... es la victoria sobre uno mismo. ¿Usted qué opina?