Cosmovisión

Gente tóxica

Las palabras motivan o hieren profundamente, los humanos somos increíblemente frágiles, tan delicados emocionalmente que las palabras tienen el poder de perfilar nuestras vidas.

Las personas que descargan comentarios negativos que nos hieren, las podríamos llamar “gente tóxica (GT)”, y puede ser cualquiera: Amigos, hermanos, jefes, padres, e incluso su pareja. Sus comentarios sabotean nuestros esfuerzos por ser felices y productivos. Una persona puede ser tóxica para alguien y no serlo para los demás.

Nunca falta la GT, reconocerla y saber qué hacer si se topa con ella es de gran ayuda. Cómo identificarla: ¿Se pone de mal humor o se siente menos después de platicar con ella?, ¿Le provoca dolor de cabeza, se tensa y siente alivio cuando se va?, ¿Al hablarle tartamudea o cambia de expresión su cara? Si contestó “si”, comprenderá que esas personas cambian su comportamiento y sus sentimientos.

Una persona con baja autoestima hará cuanto pueda para sentirse importante, la raíz en la mayoría de los casos son los celos. A la GT le molesta cuando otro es exitoso, atractivo, popular, culto, etc.

Amese, acéptese y comprenda que para alguien siempre puede ser una amenaza. Dice un dicho: “No sé cuál es la clave del éxito, pero la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo”.

Evite el contacto con la GT, y cuando no pueda, respire hondo y trate de comprenderla: Es probable que no tenga suficiente amor en su vida. Intente convertir el coraje en fortaleza y mantener el control mientras recibe sus comentarios y/o sus actitudes negativas.

Por último, analícese profunda y honestamente, vea si acaso... ¡No es usted mismo un “personaje tóxico”! Bernardo Stamateas.

Amigo lector, inevitablemente encontrará gente nociva para su salud mental, física y emocional, personas que querrán amargarle la vida o infectarlo con su negatividad. No huya de la realidad, ni responda con violencia. Manténgase alejado, o aprenda a convivir con ellos.

Y ante la persistencia de conflictos continuos, acepte que el tóxico puede ser usted. Si así fuera, reconozca su problema, descubra la raíz de su comportamiento y... deje de complicarle la vida a  los demás. Usted ¿Qué opina?