Cosmovisión

Cosas que probablemente lamentará con el paso de los años

No haber viajado cuando tuvo la oportunidad. No haber aprendido otro idioma. Permanecer en una mala relación. Olvidar ponerse bloqueador solar. Perderse la oportunidad de ir a conciertos de su música favorita. Tener miedo a hacer cosas. No considerar “hacer ejercicio” como una prioridad [¿Cuántas personas alcanzarán la plenitud física de su vida acostados en un sillón?]

No haber escuchado los consejos de sus padres. Darle mucha importancia a lo que la gente piensa de usted [En 20 años no recordará de lo que la gente decía sobre usted y que tanto le importaba].

Apoyar los sueños de otros por encima de los suyos [Ayudar a otros es bueno, siempre y cuando se de también el tiempo y espacio para brillar usted mismo(a) y realizar sus propios sueños]. Guardar rencor o resentimiento por alguien [Eso significa dejar que alguien viva en su cabeza sin que le pague renta. Déjelo ir].

No cuidar sus dientes [Cepíllese, use hilo dental, vaya a su dentista. Cuando  le falten 3, o más dientes, habrá deseado cuidarlos más]. No preguntar cosas de la vida a sus abuelos antes de perderlos [Ellos ya pasaron por donde usted va caminando y son una fuente inmensa de sabiduría. Disfrútelos antes de que se vayan].

Trabajar demasiado [Nadie que vaya a morir deseó haber trabajado más o haber pasado más tiempo en la oficina. Por el contrario, desearon haber pasado más tiempo con su familia y sus amigos]. No detenerse para apreciar los momentos [Detenerse y admirar a su alrededor vale la pena, hágalo].

No terminar lo que empieza. No jugar más con sus hijos. No tomar riesgos. No darse el tiempo para hacer más contactos [Nunca sobran]. Preocuparse demasiado por todo [Si las cosas tienen solución ¿para qué se preocupa?, y si no tienen solución, ¿para qué se preocupa?] Nunca haber cantado o hablado frente a una audiencia [Aunque es difícil, atreverse le dará un empujón increíble a su autoestima].

No haber sido agradecido a tiempo [Es difícil verlo al inicio, pero eventualmente es más claro que cada momento de la vida, desde el más mundano hasta el más increíble, es un regalo que se nos ha dado]. Autor anónimo.

Amigo lector, ¿qué opina?