Cartas de América

#NeutralidadDeLaRed (II)

El hombre de negocios, el empleado del capital, llega a los ecosistemas humanos y los trastoca de igual manera. La normal ambición de quienes tienen el poder económico, busca y está por conseguir que el ecosistema del internet se vea supeditado a la chequera de los grandes corporativos radicados principalmente en Estados Unidos.

Así como el hombre llega a todos los ecosistemas naturales y los altera irremediablemente; el hombre de negocios, el empleado del capital, llega a los ecosistemas humanos y los trastoca de igual manera. La normal ambición de quienes tienen el poder económico, busca y está por conseguir, que el ecosistema del internet se vea supeditado a la chequera de los grandes corporativos radicados principalmente en los Estados Unidos.

Una "vía rápida" o "carriles preferentes" son los que buscan Verizon o Comcast, empresas de telecomunicaciones que controlan servidores de internet y cuyos clientes o ellos mismos, desean que sus contenidos lleguen antes y sin interferencias a los internautas.

De tal forma que será más sencillo y por tanto discriminatorio ingresar al sitio de Netflix y descargar una película que hacer lo mismo en algún otro sitio que no haya alcanzado a cubrir la cuota de la autopista preferente. Revisar el correo de Yahoo puede llegar a ser tan rápido como tan lento entrar al del servidor de la empresa para la que se trabaja.

¿Qué va a hacer el internauta en estos casos?

Sin duda dejará de lado al contenido lento e irá sin pensarlo al que le brinda mejor uso de su tiempo, aunque no necesariamente sea el más completo, cercano a los intereses del navegante, o este lleno de publicidad engañosa y molesta.

A pesar de las buenas intensiones de Holanda, Chile, Eslovenia, Francia, Bélgica y con más contundencia y recientemente, Brasil, que han legislado para imponer la obligatoriedad de la Neutralidad de la Red; mientras sean los Estados Unidos quienes tengan el control del internet y los principales servidores y mayores contenidos estén regulados por ellos, la Neutralidad de la Red parece llegar a su fin.

Empresas tan poderosas como Google, Amazon, Twitter o Facebook, que además tienen una fuerte influencia sobre el presidente Barack Obama, están perdiendo la batalla. Una batalla que parecía ganada apenas entrara Obama a la Casa Blanca, debido al compromiso que hizo en campaña a favor de la neutralidad, un compromiso más que pasará a la lista de pendientes por resolver en las esperanzas de quienes creímos en él.

La Comisión Federal de Telecomunicaciones (FCC) de ése país está por emitir nuevas reglas que permitirán la discriminación de contenidos, a partir de una resolución judicial que está impugnada, su titular, Tom Wheeler, deberá permitirle a Verizon que a cambio de una paga sustancial, otorgue privilegios en el tránsito de contenidos a aquellos que lleguen al precio.

Es decir, las empresas de telecomunicaciones están partidas sobre las empresas de internet. Pero en ésa derrota, los grandes perdedores, somos los de siempre: los usuarios.

Los mismos que perdimos cuando la radio o la televisión se vieron dominados por quienes profesan la "superioridad comercial", seremos quienes perdamos ahora cuando los grandes corporativos controlen la velocidad de lo que vemos y nos orillen a dejar de lado lo leeeeento y bueno, por lo rápido y malo.

A pesar de los esfuerzos de activistas en Brasil, en el marco la de NetMundial en días pasados, fue imposible que la declaración del encuentro prohibiera transgredir el principio que da título al presente artículo. Dos días antes, Brasil aprobó en una legislación el derecho de igualdad de tránsito de contenidos en el internet, llegando con esto a la primera regulación integral del internet, que con ella, camina en pasos contrarios a los sucedidos en el país que usa dicha red para espiar sin restricciones.

Es así, con argumentos tales como darle prioridad de velocidad a la transmisión de una placa médica contra la de una imagen pornográfica, que veremos que Time Warner Cable sea adquirida por Comcast y su dominio y control sobre varios sitios de contenidos multimedia aplasten al sitio de noticias hecho por alguna agrupación de activistas.

Y como advierte Tim Wu, especialista en el tema, internet pasará a la historia junto a la televisión y la radio, como un medio masivo de información que a la entrada de los intereses del capital, perdió el espíritu que un principio tuvo.

Esperemos que esto sea finalmente evitado gracias a la intervención de las naciones que se oponen, que la Unión Europea se sume sin contemplaciones por el bien de sus propios gobiernos y gobernados y se consiga que la consigna inminente de "Goodbye, Net Neutrality; hello, Net Discrimination", sea cambiada por la de "Net Equality, Net Democratic".