Trampantojo

¡Justicia!

De la inteligencia de mi amigo Javier García: “Una de los sucesos más impactantes a nivel mundial que seguiremos viendo, leyendo y escuchando. No importa cuánto tiempo pase, la impotencia, la rabia y la desesperación serán siempre las mismas. Me es imposible imaginar la angustia y el inmenso dolor que embarga a las madres, padres, hermanos, familiares y amigos de todos los que han caído (como estos 43 estudiantes) en las garras de un gobierno putrefacto, indiferente, corrupto y vil. Hoy a la distancia nos unimos para apoyar y exigir, para desfogar, andando con pancartas, gritando y haciendo eco de los posibles alaridos, de los llantos desgarradores de aquellos que sufren. Otros van en silencio, tal vez el de la muerte o el que se guarda para no perder la esperanza.

“Hoy, la desaparición y posible asesinato de 43 jóvenes impacta a un país y al mundo en general por la crueldad de un gobierno mudo, prepotente y estático. Un sistema enlodado, quemado por la ambición y enterrado por cinismo... tal vez por eso tantas fosas clandestinas. Será que es donde el gobierno se ve reflejado sin saber que él mismo cava su fosa a punta de actos inhumanos que poco a poco van quebrando más y más al pueblo, un pueblo que ha demostrado sobrevivir ante las más grandes palizas... y seguimos aquí, buscando a muertos vivientes, buscando la esperanza y la paz que parecen agonizar, viendo a nuestros hermanos morir de hambre, de enfermedades que podrían ser curables, pero que por la ambición de los políticos mueren a falta de medicamentos y la más mínima atención, mueren a balazos, torturados, quemados, mueren olvidados, mueren de viejos, mueren encerrados... Y todos morimos un poco, pues el miedo consume, la desesperación mata, la rabia quema por dentro a un pueblo que está llegando a un límite; gente con el agua hasta el cuello y el dolor ahogando su corazón... Y seguimos aquí, vivos, exigiendo una respuesta y la ubicación al menos de los cuerpos de esos jóvenes, que podrían ser sus hijos, hijos a los que les arrancaron la vida a golpes por la simple razón de ser estudiantes. Para qué nos hacemos tontos, a este gobierno no le conviene que la gente opine, mucho menos que se levante, nos quieren agachados, mudos, ciegos y sordos, nos quieren atar de manos y pies… pero nunca señores, nunca podrán callar el espíritu de un pueblo que como escudo lleva un águila devorando a una serpiente... cuidado, nosotros... todos somos esa águila y estamos a punto de volar y podemos devorar.

“Seguiremos manifestando -muchas veces con miedo- nuestro descontento, con la esperanza de ser escuchados, a la espera de un cambio aunque sea mínimo, que volteen a ver al pueblo y sepan que este país quiere vivir. Nuestra voz seguirá gritando por aquellos que sufren sus abusos, hermanos que aunque no los conozcamos ya existe un lazo muy fuerte entre nosotros… somos mexicanos y luchamos por recobrar esa palabra que tanto se extraña en estos momentos y desde hace muchos años ¡Justicia!”

 

jfa1965@gmail.com