Trampantojo

IsraFIL: La verdadera esencia

Ahora -como conclusión del curso de Teoría Crítica de la Cultura en el CUAAD- le toca el turno a Mizraim Gopar y su análisis crítico respecto a un tema toral de la semana: Israel en la FIL... y así él reflexiona: “Bastante polémica ha causado la presencia del estado de Israel como invitado de honor (y de la Palestina ausente) en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, más por las excesivas medidas en materia de seguridad que por la honrosa presencia de los escritores y poetas de esta nación.

Es abrumadora la presencia de tantos cuerpos de seguridad en un pleno que busca la interacción cultural, nacional e internacional, mediante el intercambio de ideas, opiniones y diversas formas de pensar que se tienen alrededor del globo.

Se ha criticado mucho acerca del conflicto que actualmente existe entre Israel y el pueblo palestino, al ser estos últimos invadidos y despojados de su tierra por la ocupación militar del gobierno israelí, creando divisiones territoriales que han frenado el camino para llegar a una convivencia pacífica entre estas dos poblaciones.

Nos hemos creado una imagen perversa de Israel y señalando como sanguinarios y terroristas a sus habitantes a través del estereotipo malévolo y atroz impuesto por los medios de comunicación con respecto al medio oriente.

Somos entonces hipócritas y desconsiderados hacia la situación que viven estos dos pueblos. Como mexicanos deberíamos entender que las acciones de nuestros gobiernos no reflejan la verdadera esencia, ni el pensar de sus habitantes. La situación en la que estamos es la misma.

Se nos conoce por ser una cultura holgazana, bárbara y corrupta en el exterior, tan solo por la imagen que nuestro gobierno proyecta de sí mismo y las noticias de toda la actividad delictiva que ocurre en nuestro territorio, cruzando las fronteras. A pesar de que la mayoría de nosotros podríamos afirmar lo contrario y demostrar que esa no es la verdad de lo que somos como personas, como mexicanos.

De Igual forma, los ciudadanos israelíes no son responsables de las acciones que su gobierno déspota ha realizado. Existen entre ellos muchos que se han mostrado en contra de estas decisiones, como lo es David Grossman, uno de los más grandes escritores contemporáneos de este país.

Demostremos el valor más fuerte que existe en México, ese que nos ha identificado (sic) tanto, cuando nos azota un huracán, cuando se inundan nuestras ciudades, aquel que el mundo presenció con el terremoto del 85 y nos conoció como un pueblo que se apoya así mismo. ¡La solidaridad!

Seamos solidarios y vayamos a la FIL a conocer a los verdaderos habitantes de Israel y conozcamos esa versión de la historia que solo sus grandes poetas y escritores pueden mostrarnos. Empapémosnos de cultura y probemos que no somos el indiferente e inculto pueblo que todos piensan.”