Trampantojo

ICONIA: Falacia "ad Absurdum"

En ningún caso será justificable entregar los bienes públicos para beneficiar a particulares. El burdo atraco con el que quieren despojarnos de lo que nos pertenece es una maniobra que raya los límites del absurdo. No hay explicación, no existe sino dolo y los motivos que argumentan, francamente son irrisorios. Además, sistemáticamente, incurren en actos de lesa ciudadanía y en el fondo se observan indicios de un doble discurso que exhibe, por un lado, la prepotencia y la soberbia de un gobierno municipal que quiere imponer su voluntad a punta y fuerza de exabruptos y bravuconerías y, por el otro, que nos juega el dedo en la boca con falsas promesas y falacias discursivas ataviadas de una legalidad plena de sofismas. Parece que a quienes dicen representar los intereses de la comuna no les queda claro que su cometido consiste en administrar eficazmente el erario y procurar la generación de riqueza e incrementar las áreas verdes para el municipio que somos todos.

También llama la atención el desinterés de amplios sectores del cuerpo social respecto al patrimonio común. Parece que muy pocos nos damos cuenta que el terreno fue adquirido para crear un gran parque metropolitano (concepto de moda y prostituido) como un lugar de extraordinario valor urbano y ambiental. El terreno donde quieren construir ICONIA ha tenido desde su concepción la vocación como espacio para la recreación y la frescura. Su destino es convertirse en el escenario de la vida y hoy está amenazado por las malas intenciones de quienes ven siempre los valores económicos por sobre el valor de lo humano y los bienes públicos.

En términos económicos ese predio vale mucho más que lo que se ha declarado. Una propiedad con esas características de ubicación y dimensiones no vale lo mismo que un terreno baldío (que no en breña, como equivocadamente se ha dicho). Sí, quizá sea cierto, el valor comercial del terreno en esa zona ronda los cinco mil pesos por metro cuadrado pero en las áreas más alejadas de vialidades principales o calles colectoras, tanto en Huentitán como en Lomas del Paraíso o Rancho Nuevo… y lo dicen con conocimiento de causa quienes se desempeñan como valuadores y constructores en las inmediaciones. Conveniente sería que alguna asociación competente de valuadores elabore un estudio para obtener el valor comercial real del bien inmueble. Es importante considerar que el valor del terreno adquiere un plusvalor vinculado con su potencial edificatorio derivado del incremento en los coeficientes de ocupación y uso contenidos en los inicuos planes parciales modificados de manera usurera a favor del desarrollo del proyecto inmobiliario ICONIA, que establecen la posibilidad de construir hasta 796,000.00 metros cuadrados y cuyo impacto negativo sería irremediable. Aunado a ello, e independientemente del valor intrínseco del solar, es imperativo que se finquen los créditos fiscales motivados por los incumplimientos.

Lo he reiterado hasta la saciedad: Huentitán demanda y exige soluciones e inversiones para resolver las necesidades de la gente pero además, y sobre todo, para crecer y proyectarse como un énclave de desarrollo y oportunidades. Sin embargo, es inaceptable e inapropiado que sea a partir de dilapidar y malbaratar lo que, con visionaria actitud y esfuerzo de quienes nos antecedieron, fue adquirido para las generaciones futuras. ¡Caramba ¿Qué parte no entienden?! NO A ICONIA.

jfa1965@gmail.com