Trampantojo

Democracia plena

Asistimos a un tiempo en el que la democracia se encuentra vapuleada. Las precamapañas invitan al hartazgo e incitan a la abstención o la anulación del voto y no hay certezas que nos conduzcan a encontrar la senda de la política hacia la prosperidad. Los precandidatos relumbran por su ingenuidad y nos deslumbran con su incompetencia al pretender engañarnos al decir que su propaganda mediocre no es proselitismo general. Es absurdo escuchar el corrillo: “Mensaje dirigido a la militancia del partido”... ¿Será acaso que nos creen sordos y ciegos o nos consideran torpes? ¿Pensarán que no escuchamos y no entendemos?

Durante la semana arribaron a mi mente una serie de ideas que enunciaré a continuación:

1.- Los candidatos no deberían aparecer ni en las precampañas ni en las campañas. Con la intensa aparición de spots y anuncios para promover su imagen se exhibe su hedonismo y egolatría.

2.-La democracia exige el debate de ideas, el análisis de propuestas y el asumir compromisos. Hacen falta estrategias para replantear los procesos, es necesario eliminar los partidos políticos y es menester que durante la contienda no aparezcan identidades, me explico:

a) Cualquiera que quiera aspirar a convencernos debe registrarse y se le asignaría un color de manera aleatoria y al azar. No puede ni debe dar a conocer su identidad. Será motivo de anulación y cancelación cualquier acto que viole esta disposición.

b) Se organizarán foros, spots y reuniones públicas de información para dar a conocer las propuestas y asimismo se recabarán ideas alternativas, críticas, sugerencias y comentarios, para que de ser viables se integren a las políticas públicas del gobierno ganador. Los foros y los mensajes en los medios serán organizados y coordinados por el Instituto Electoral.

c) La identidad de los candidatos sería resguardada bajo llave y en sobres cerrados hasta el final de la elección.

d) La campaña consistiría en la difusión de los mensajes de manera anónima e intensa vinculados al color asignado.

e) Después de conocer al ganador en los días siguientes de los comicios y toda vez terminado el conteo y cómputo de los votos, se abrirá el sobre cerrado que contiene los datos del ganador.

De esa manera se garantizará la imparcialidad y triunfarán las ideas y las estrategias por sobre los individualismos garantes del culto a la persona y los partidos que sólo medran con el erario.

Sólo lo creen imposible quienes son incapaces de llevarlo a cabo.

jfa1965@gmail.com