TODOTERRENO

Más que peculado, es traición al pueblo

Todos los políticos elegidos por  elección popular, tuvieron que haber hecho  campaña, enfocados principalmente a la clase social más vulnerable. Personas carentes de lo más elemental, gente que clama ser atendida en un hospital digno, donde lejos de ver recuperarse a sus seres queridos, los ven morir poco a poco  por falta de medicamentos, aparatos médicos, instrumental y quirófanos, que debiera poseer  la  clínica, pero nunca llegaron los recursos  porque se desviaron al patrimonio de algún político corrupto, o como sucedió en Veracruz, donde las quimios era agua salina.  

Los políticos cuando están  campaña, ven y sienten la pobreza y las necesidades del  pueblo, ven a la gente ofendida, con hambre y con angustia de no saber qué futuro les dejarán a sus hijos, pues el sistema educativo y los maestros que lo forman, está muy por debajo de los estándares elementales.

En campaña algunos políticos pronuncian  discursos embaucadores, hacen sentir al pueblo que ellos son la solución a sus carencias, prometen, empleo,  infraestructura urbana, parques, escuelas y hospitales dignos, se dicen ofendidos al ser testigos presenciales del abandono en que viven.

Se comprometen encarcelar y hacer  pagar a los corruptos causantes de tanta infamia contra su pueblo.

Es muy cruel, que después de ser testigos presenciales de  la imperiosa necesidad de la gente, todavía se atrevan a robar descaradamente. Y no se conforman con robar poquito, (que es lo mismo que robar muchito) ¡No!

Ellos se van a lo grande, para mantener sus mansiones aquí y en el extranjero, casas de campo, carros de lujo, aviones privados, yates, excéntricas comidas y vinos de finas cosechas, su vida cambia radicalmente de un simple ciudadano a un monarca sexenal, donde su ego e indiferencia los aleja del pueblo que los llevo al poder.

Pero para poder llevar a cabo su plan de desfalco al erario, se necesita la complicidad del congreso que son los que autorizan en última instancia los mega fraudes, que en confabulación  con los proveedores de la iniciativa privada, consuman su atraco alterando descaradamente hasta cinco veces más los presupuestos de  las obras, como hospitales, escuelas, e infraestructura urbana, disfrazando su farsa con licitaciones amañadas.  

Es por eso que más que robo, es una traición al pueblo. Son crímenes de lesa humanidad, mismos que nunca prescriben.  

Otrosí digo. Don miguel Mery está haciendo alarde de su destreza física y deportiva, convocando a carreras atléticas y eventos deportivos. Pero una alcaldía se gobierna, no con hormona, sino con neurona y experiencia.  


jorge_alonsoguerram@yahoo.com.mx