TODOTERRENO

El que peca por la paga. O el que paga por pecar

Para el pequeño de mis hijos, en su cumpleaños. 


Las comparaciones son odiosas. ¡Ah pero como son ilustrativas! Somos jueces muy severos al juzgar a terceras personas, pero nuestros favoritos son las autoridades de los tres niveles de gobierno. No los bajamos de corruptos, de enriquecimiento inexplicable, en la mayoría de los casos “explicables”. Esta corrupción rampante la heredamos, de nuestros antepasados, pero ahora la hemos perfeccionado. ¿Que acaso la gente del gobierno son los únicos corruptos en este país?  Claro que  no, y como dice Sor Juana Inés de la Cruz. “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis”. En otras palabras sería. Pueblo necio que culpáis al gobierno…(con o sin razón) sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis. Sigue el poema de Sor Juana “Si con ansia sin igual solicitáis su desdén, ¿Por qué queréis que obren bien si las incitáis al mal?” Es decir, si con ansia sin igual solicitamos se corrompan con alguna dádiva, o aceptando y proponiendo mega contratos de obra al triple de su costo, total, las licitaciones son un juego, hoy me toca a mí,  mañana te toca a ti, para  después asombrarnos y exclamar “estamos inmersos en la corrupción”. Pero fuimos los primeros en promoverla  o permitirla. Empañamos el espejo y después nos quejamos que no está claro. Diría Sor Juana. Ahora en esta temporada de lluvias en todo el país, las ciudades fronterizas, no son la excepción de inundarse en algunos sectores. Es un verdadero calvario para mucha gente ver que sus pertenencias se encuentren totalmente anegadas ¡¡¡en sus propios hogares!!! Además prácticamente es imposible transitar, ya sea  a pie o en vehículos por las calles inundadas de aguas negras y de lluvia. Aquí en la Comarca Lagunera no somos la excepción, pues muchas de las recientes “obras hidráulicas” fueron colapsadas con las lluvias de estos días. No pasaron la prueba  de fuego, más bien de agua, y qué decir del asfalto recién cacareado con bombo y platillo, su pésima calidad se evidenció, los baches se convirtieron en trampas mortales.   Aquí vienen más comparaciones con las ciudades vecinas del país del norte, pues esa agua que llueve  en  nuestras ciudades fronterizas, es la misma que cae en las  ciudades americanas, pero la gran diferencia, es que allá no se anegan las calles, allá si funciona el sistema pluvial, pero no nada más esa infraestructura, sino la inmensa mayoría de los servicios, como sería la educación, el sector salud, la vivienda, seguridad pública, en fin. Las comparaciones son odiosas pero muy ilustrativas. ¿Por qué en Estados Unidos y muchos países sobre todo europeos si se ven  las obras y servicios del Estado? Pues por la sencilla razón de que la corrupción e impunidad si se castiga. En nuestro país no se persigue al corrupto, más bien al indisciplinado del sistema. Ejemplos los tenemos en todos los ámbitos, gobernadores, comunicadores, líderes y hasta particulares. 


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx