TODOTERRENO

Ya era hora

Hoy como nunca, las condiciones para la alternancia en Coahuila están en su mejor momento. El repudio que existe en la población hacia el PRI, cada día va creciendo. Pero más que al PRI, es al moreirato, gobierno fraternal que está por cumplir ¡¡¡doce años en el poder!!! Ambos sexenios han sido muy cuestionados. El primero por los excesos, en relación a la mega deuda y de cómo se adquirió la misma, es decir, endeudando a los  coahuilenses por más de 30 años, aunado a que se utilizaron documentos apócrifos para obtener parte de  dicha mega deuda, de 36 mil millones de pesos, sin incluir la “tradicional  sorpresa” de principio de sexenio. 

El segundo, Moreira II, ha sido omiso en las investigaciones relacionadas con la mega duda heredada de Moreira I, además de pretender seguir continuando con la monarquía en el poder, por conducto de uno de sus más fieles subordinados llamado  Miguel Riquelme, el cual es incondicional al clan Moreira, bueno hasta ahora, porque, de llegar ser ungido como gobernador, la tradición indica que el designado se vuelve el verdugo de su antecesor.  

Pero al margen de que gane el PAN o el PRI, el mayor favorecido será Torreón, o mejor dicho la Comarca Lagunera, pues ambos contendientes son de esta ciudad, beneficio que ya le urgía a nuestra región. Inclusive,  Javier Guerrero, con ADN  priista, disfrazado de independiente es lagunero.      

Ahora bien, en caso de ganar el PRI, existe la posibilidad de que la mega deuda y demás delitos  sigan impunes, es decir, que no haya investigación al respecto, allanando la prescripción.

-Obvio- Además de que Coahuila volvería a ser gobernada ¡seis años más!, por los mismos “servidores públicos” del moreirato.

En cambio de ganar Guillermo Anaya, escenario muy factible, -siempre y cuando haya verdadera unión interna-  la tolerancia y simulación hacia la mega deuda, cambiaría por un auténtico estado de derecho, iniciando no una cacería de brujas, más bien una persecución jurídica y legal de pillos sátrapas que han estado defraudando a los coahuilenses, además regresaría  la tranquilidad que nos fue robada en  los dos últimos sexenios.

OTROSÍ DIGO: En Coahuila existe la tormenta perfecta para la alternancia. La clave es la unión…No la simulación.


jorge_alonsoguerram@yahoo.com.mx