TODOTERRENO

El buen juez por su Estado o municipio empieza

Ahora con el revuelo que causó la nueva  Ley para la Declaración de Ausencia por Desaparición de Personas, aprobada por el Congreso Estatal de Coahuila el 19 de  mayo del presente año,  algunos  empresarios se cuestionan el “¿por qué los patrones deben pagar los sueldos y prestaciones de un desaparecido por un problema de seguridad pública?”. El Gobernador Rubén Moreira Valdez,  declaró que los empresarios por “humanidad” deben apoyar dicha ley, que deben ser “solidarios” porque los trabajadores generan riqueza. Pero al margen de la responsabilidad del Estado por no garantizar la paz social, o del endoso del Gobierno Estatal que  comprometió a los patrones con dicha ley, el buen juez por su casa empieza, es decir, si el señor Gobernador está pidiendo “solidaridad y humanidad”  hacia esas personas hoy caídas en desgracia, también debe de ser “solidario y humanitario” con los trabajadores al servicio del Estado y  municipios de Coahuila, pues no cuentan con las prestaciones que deben tener los trabajadores en general, es decir, solo se les proporciona el servicio médico, pero no tienen derecho al fondo de vivienda -Infonavit-, la jubilación por vejez,  o por invalidez, en otras palabras,  los empleados estatales y municipales, no están cotizando ni en el ISSSTE ni en el IMSS, para gozar de un retiro digno después de las 60 años.Se encuentran en el limbo, porque los trabajadores al servicio de la federación hacen uso del ISSSTE  y todas sus prestaciones, -incluyendo vivienda- hasta su retiro por jubilación, y los trabajadores que laboran para la iniciativa privada se les afilia en el IMSS incluyendo el infonavit, AFORES, y todas sus prestaciones. En cambio, los trabajadores tanto del estado como del municipio en Coahuila, solo reciben el servicio médico, sin que generen ninguna prestación para un retiro digno después de los 60 años. Esto se debe a un convenio establecido, con el ISSSTE, de muchos años atrás. Cabe aclarar que solo dos municipios  -Saltillo y Torreón- de los 38 que existen en Coahuila cuentan con la dirección de pensiones misma que se encarga de las jubilaciones de algunos empleados, previas cuotas,  pero su afiliación es a petición de parte, no de oficio, es decir, muchos empleados no ingresan por ignorancia o porque suponen que el ISSSTE está cumpliendo con dicha función y una vez que el empleado llega a su retiro se encuentra en el limbo. Ante la apatía  de los dos sindicatos “rábano”  aquí en Torreón. Es por esta razón que el Señor Gobernador y alcaldes en Coahuila deben ser “solidarios y humanitarios” y ordenar que todos los trabajadores al servicio tanto del Estado como de los 38 municipios integren al ISSSTE o IMSS, con todas sus prestaciones que obliga la ley, no solo el servicio médico, pues es penoso que después de una vida de trabajo se encuentren desprotegidos sin un digna remuneración.  


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx