TODOTERRENO

Del automóvil al trasporte colectivo

La parte “buena” del inicuo incremento de la gasolina, es exigir al gobierno que se enfoque al trasporte colectivo digno y exigir que deje de gastar en supercarreteras, puentes, e infraestructura vehicular, para aplicar dicha erogación en trasporte como metro, metro-bus, autobuses urbanos y ferrocarril de pasajeros, mismo que en antaño era el que utilizaba la mayoría de la gente de todas clases sociales, es decir, con la entrada del automóvil poco a poco se abandonó el ferrocarril de pasajeros, hasta que desapareció en su totalidad, perjudicando enormemente al pueblo, sobre todo a la clase popular. En la época porfiriana, México se comunicaba casi en su totalidad por ferrocarril de pasajeros.

Los vehículos particulares no sólo representan gasto de gasolina, también pago mensual del automóvil, mantenimiento, refacciones, obligaciones fiscales, como placas, tenencia, licencia de conducir, revisión ecológica, y seguro obligatorio, aunado al riesgo de un siniestro.

Toda esta brutal inversión de infraestructura vehicular se debe enfocar a las personas que no poseen auto, pues dichos vehículos, provocan aglomeraciones, contaminación, inclusive hasta competencia de quienes tienen el automóvil más reciente (ego vehicular) provocando desfalcos familiares, pues gran parte del salario familiar se aplica al pago del automóvil y obligaciones fiscales.

Con este sistema lo que se está favoreciendo es enriquecer aún más a las grandes consorcios automotrices (fábricas y armadoras), los cuales sacan de México sus jugosas utilidades, dejando mínima aportación tributaria conforme a sus ganancias, pero sí desastrosas pérdidas y daños ecológicos por utilizar vehículos motrices, sobre todo automóviles particulares, que cada vez son más y por obvias razones, su incremento requiere nuevas vías de comunicación y mantenimiento constante.

Por tal motivo, se debe orientar a el uso e incremento del trasporte colectivo, como vehículos escolares obligatorios (un claro ejemplo de caos vehicular es en escuelas y colegios, al entrar y salir) autobuses urbanos, metro-bus, pero sobre todo resucitar el ferrocarril de pasajeros y de esta manera el beneficio además de ser económico para el pueblo, también será ecológico. En algunos países europeos, además de la bicicleta, el trasporte colectivo es primordial.


jorge_alonsoguerram@yahoo.com.mx