TODOTERRENO

Tradición navideña tergiversada

La época navideña, es una de las más bellas del año para la familia cristiana. En primer lugar se recuerda el nacimiento de Jesús, parte aguas de la humanidad; En segundo lugar, la navidad es una época de reconciliación, de alegría y regocijo. Pues muchas personas esperan a sus seres queridos, precisamente en navidad, pues es el momento ideal para convivir con la familia y los amigos. El ambiente, es por demás de armonía, lo que llamamos el espíritu navideño. Sabemos que habrá intercambio de regalos, también de exquisitos platillos preparados con las mejores recetas, donde  todos se esmeran en llevar el mejor guiso o postre para la cena navideña, en la que el invitado de honor es Jesús. Es una fecha esperada durante todo el año, principalmente por los niños, los que nos brindan una cálida e inocente  mirada, al saber que al día siguiente gozarán de los juguetes que les llevará el Niño Dios. Es una emoción que contagia a toda la familia. También el espíritu navideño brota  en los centros de trabajo, donde se realizan cenas navideñas con intercambio de regalos y otros realizan posadas con toda la tradición cristiana, las autoridades de gobierno adornan algunas calles y plazas públicas con focos multicolores,  sin faltar el tradicional árbol  navideño. En fin la navidad es insustituible, es una sola vez al año.  Desafortunadamente, esta bella fecha está siendo tergiversada por muchos malos comerciantes, que confunden o tratan de confundir al consumidor, con campañas de publicidad masiva en diversos medios de comunicación, pregonando que la navidad se adelantó al mes de septiembre-octubre, inclusive arreglan sus negocios con adornos de la época, sin faltar la música navideña en su publicidad engañosa, explotándola sin el más mínimo respeto a tan venerable fecha. Es decir, se aprovechan del consumidor, confundiéndolo con aparentes ofertas logrando endrogar o empasivar antes de tiempo y cuando llega la fecha navideña, el consumidor ya fue exprimido por algunos comerciantes voraces y sin escrúpulos, que lo único que les interesa es incrementar sus ventas a costa de lo que sea.   En algunos países europeos, este tipo de publicidad engañosa y voraz  está prohibida, sobretodo porque ocasionan un desbalance económico para las familias, que seguramente se arrastrará durante el año siguiente y no permiten que los comerciantes  confundan al consumidor con argucias, donde la economía al cliente es ficticia y al final del año el comerciante tiene doble beneficio, antes de la época navideña y en la víspera. 


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx