TODOTERRENO

Torreón Jardín envejece

Torreón Jardín es una colonia que está por cumplir 70 años. La mayoría de sus habitantes son gente mayor. Todavía hace unos años se sentía que la colonia vibraba de vida. Pero desde que se reubicaron algunas instituciones educativas como la Pereyra, Colegio Americano y otras que cerraron sus puertas, como el colegio Torreón Jardín, la colonia se está apagando poco a poco. 

En aquel tiempo se sentía el ir y venir de niños y jóvenes donde las madres de familia acudían tanto a llevarlos como a recogerlos.

Era muy común observar grupos de estudiantes corriendo alrededor de la colonia haciendo ejercicio, otros ensayando para un desfile, en fin, se sentía la algarabía juvenil y la colonia era otra. Hace unos meses la Universidad Autónoma de Durango pretendió instalarse en lo que fue el colegio Torreón Jardín.

Los colonos por conducto de la “mesa directiva de la asociación” se opusieron rotundamente. En Torreón Jardín habitan aproximadamente diez mil personas. (Casi una ciudad) Pero las decisiones torales las toma la “mesa directiva” integrada por seis personas, de las cuales dos o tres son las  que deciden a sus conveniencias. A las asambleas no acude ni el uno por ciento de los colonos y muchos son familiares de los directivos. 

El que la colonia (directivos) esté cerrada a un cambio de uso de suelo en algunos sectores determinados, acarrea una devaluación progresiva en la plusvalía de los inmuebles.

En ciudades como Monterrey, -Col Del Valle-  Guadalajara, inclusive en Torreón -colonia los Ángeles y El Campestre-  la mancha urbana envolvió a colonias similares a Torreón Jardín y sus habitantes optaron por aprovechar dicho cambio y en lo que fuera sus principales calzadas hoy encontramos franquicias, comercios y sucursales bancarias. 

Si bien es cierto que dicha colonia es residencial, también se debe considerar un valor agregado y autorizar un cambio en uso de suelo para vivienda vertical, -departamentos- franquicias, bancos, cines o pequeños centros comerciales, donde sus habitantes los utilicen, además de atraer, la sangre nueva de jóvenes que tanta falta hace para vitalizar  la colonia que languidece  y a su vez provocar incrementar  la plusvalía de los inmuebles. El abrir la colonia acarreará  más beneficios que perjuicios. 



jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx