TODOTERRENO

Seguimos simulando

¿Qué está fallando en México? Las autoridades o los mexicanos. Por desgracia los dos. Unos por no ejercer el imperio de la ley y otros por no obedecerla. Somos un país de leyes, códigos, reglamentos, todos al amparo de la constitución, misma que tiene 134 artículos, algunos de ellos como el 27 y 123,  que por sí solos se explican por lo extenso que son. (Además, ambos cuentan con su ley reglamentaria).
 Nuestro país ha firmado y se ha comprometido con infinidad de tratados internacionales, Pactos y Protocolos, los cuales le dan prestigio internacional a nuestra nación…  Pero en los foros internacionales de derechos humanos  como el de  Ginebra Suiza, celebrado recientemente nos mandaron con un cúmulo de 176  recomendaciones, por violaciones a los derechos fundamentales, es decir, en teoría somos de los primeros a nivel internacional, pero en la práctica reprobamos y nos exhibimos.
Países como Estados Unidos de América, en su Constitución solamente encontramos siete artículos, los cuales rigen al pueblo más avanzado del mundo. Pero la gran diferencia es que en ese país las leyes se respetan y las autoridades, las hacen respetar. No necesitan el cúmulo de leyes, reglamentos y tratados internacionales, para ejercer el imperio de la ley. Ellos se enfocan en lo más simple, las faltas administrativas, infracciones menores, es decir, respetar el peatón, los límites de velocidad, faltas cotidianas, donde el que obedece lo poco debe respeta lo mucho. Si por una infracción menor son llevados a la corte como ellos llaman al juez, ¿qué será si es un delito grave? Es por esto que el sistema americano ha funcionado aun con la mezcla de razas de todo el mundo. Donde la ley o la obedeces o la obedeces.
Nuestras autoridades de los tres niveles de gobierno tienen las facultades y la herramienta jurídica para ordenar el caos donde vivimos ¿Cuántos de nosotros nos ofendemos cuando nos infraccionan por alguna falta administrativa? ¿Cuántos de nosotros tratamos o hacemos valer el influyentísimo para no cumplir la ley? Eso sí pedimos y exigimos que se cumpla en terceras personas. Admiramos el sistema americano, comentamos, “con los güeros no se juega, o cumples o cumples”. Pero una vez que regresamos a nuestro país, nos sale el valemadrismo, con la complacencia de las autoridades. Sr Gobernador Moreira, Sr. Alcalde electo de Torreón, ambos cuentan con cuatro años para poner orden tanto en el Estado como en esta ciudad. Ustedes tienen la última palabra.
 Otrosí digo.
Microcosmos. Lo que sucede en una pequeña comunidad, donde unos pocos son los que manejan a su antojo ya sea una escuela, una asociación, o  un club. Se refleja igual en un municipio, un Estado, y hasta una Nación, es decir, lo que ocurre en un microcosmos, está sucediendo, a nivel macro. Ellos saben que la mayoría es dócil. No quieren problemas. Por lo tanto disponen a su antojo del erario o las cuotas. 



jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx