TODOTERRENO

Réplica a Don Mery

No hay más ciego que el que no quiera ver. Ni más sordo que el que no quiera oír. Pareciera que el auto vocero del PRI en Torreón, tiene una  visión polarizada.

Según su perspectiva, las tres administraciones panistas municipales en Torreón, (Zermeño, Anaya, y José Ángel  Pérez) brillaron por su ausencia, y las tres administraciones juntas fueron superadas en obras y servicios por la actual administración riquelmista, donde él funge como primer regidor.

(Juez y parte en la crítica)Lo que se le olvidó mencionar al flamante primer regidor, es que las administraciones panistas tenían como gobernador a un priista, el cual veía como hostiles a los alcaldes panistas, por lo tanto, los beneficios derivados del erario llegaban muy raquíticos y a cuenta gotas y aun así los tres alcaldes panistas rindieron cuentas claras al pueblo, no pudiendo decir lo mismo del alcalde priista Olmos, mismo que utilizó la mayoría del erario para la Plaza Mayor y la nueva Presidencia Municipal a precios estratosféricos ( donde participó Mery, como Secretario del Ayuntamiento).

Si bien es cierto, Torreón está siendo beneficiado con obras como La jabonera, la Línea Verde, algunos pozos de agua, como lo menciona el primer regidor torreonense, en su columna de Milenio Laguna (12/10/16) aunado al “necesario” teleférico, entre otras obras, -dejando al margen el urgente pavimento y drenaje pluvial- dicho auge se debe al interés que tiene el ejecutivo estatal, de apadrinar al actual alcalde torreonense hacia la gubernatura de Coahuila.

Es bien sabido que a Torreón, siempre se le ha relegado en obras y servicios provenientes del gobierno estatal derivados del erario, pero en este momento histórico el alcalde de Saltillo es panista y de ninguna manera los priistas le harán el caldo gordo al alcalde saltillense, el cual también tiene aspiraciones a la gubernatura, por lo tanto, es entendible que ciudades como Saltillo y Monclova con alcaldes panistas estén, con poco o nulo apoyo del gobierno estatal, no así Torreón, donde los beneficios son incondicionales, y las obras se cacarean como propias, omitiendo mencionar al gobierno federal y estatal como benefactores.

Nada es verdad, nada es mentira, todo es conforme al PARTIDO con que se mira. Y estando en la sagrada nómina la visión se nubla  más. 


jorge_alonsoguerram@yahoo.com.mx