TODOTERRENO

Reavivar el centro de Torreón

Hace unos días tuve la necesidad de caminar por las calles del centro de Torreón. Al ver el grado de abandono en que se encuentra, me vino a la memoria el centro de Torreón de antaño. Es decir, me puse a recordar el porqué hasta hace pocos años  la gran mayoría de la gente acudía a dicho lugar. Y la respuesta fue que en el centro de la ciudad encontrábamos todo lo que buscábamos. Lo mismo un trámite bancario, que alguna diligencia gubernamental, o las compras tanto de víveres como de ropa o zapatos. Mis hermanos, como yo fuimos testigos de aquella época, pues nuestros padres eran propietarios de la famosa zapatería Pardo que estaba por la calle Cepeda frente al edificio Arocena. Recuerdo que por la avenida Morelos se encontraba el Banrural, donde acudían infinidad de hombres de campo para recibir su avío mismo que generaba muchos negocios satélites, unos vendiendo comida, otros copias, despachos de abogados, notarios públicos, consultorios médicos, sin faltar los vendedores ambulantes. Por la misma Morelos se encontraba la Farmacia Benavides con su cafetería, punto de encuentro principalmente de la juventud, para de ahí caminar, -otros en carro- hasta el Café de Paris, donde estaba plagado de negocios y aparadores de todo tipo. Y  qué decir de la Junta Laboral y el Seguro Social situados en el edificio Marcos (Juárez y Rodríguez) los cuales generaban gran movimiento tanto de gente como de negocios alrededor. En fin, el pasado es pasado, pero si queremos rescatar nuestro centro ahora histórico, debemos hacer que poco a poco vuelvan algunas de las dependencias de los tres niveles de gobierno, igualmente exhortar e involucrar a empresarios, industriales, banqueros, universidades y hasta el mismo clero, que abran una pequeña aérea administrativa y se instalen en los muchos edificios con que cuenta el centro de la ciudad algunos semi vacios y otros de plano abandonados. El proyecto de morelear (antaño moreliar, si con i. Hasta un presidente municipal -HRS- nunca dejó de pronunciar Torrión) es bueno, pero, es mejor que dependencias de gobierno e iniciativa privada colaboren instalándose en el primer cuadro, como lo hará la Junta laboral del Estado y el Registro Público de la Propiedad, próximamente, donde dicha mudanza está provocando que se renten desde ahora cantidad de oficinas y despachos, además esas dos dependencias reactivarán el sector haciendo que se abran más changarros. 

OTROSÍ DIGO. 

Existe un proyecto de habilitar un museo de arte sacro (religioso) en la casa  Mudéjar -de arquitectura árabe- ubicada por la calle Ildefonso Fuentes. Que por cierto en la administración de Salomón Juan Marcos, le fue cedido dicho recinto en sesión de cabildo a la UAL, condicionado a desarrollar un proyecto cultural, pero lejos de eso lo dio en garantía a un banco y ahora fingen  demencia. 


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx