TODOTERRENO

Mejor imposible. Para Riquelme

Mejor imposible. La oportunidad de Miguel Ángel Riquelme, próximo alcalde de Torreón es inmejorable. El recibir el municipio como el que deja  Eduardo Olmos, el cual tiene un calificación reprobatoria del 3.39 sobre 10 según Barómetro, la peor que se ha tenido un alcalde en la historia de nuestra ciudad, lejos de perjudicarlo le beneficia enormemente a Miguel Riquelme. Malo sería para el nuevo alcalde haber recibido el municipio en buenas o por lo menos regulares condiciones, porque tendría que superar ese reto. Es decir, si su antecesor hubiera sido,  Don Braulio Fernández Aguirre, personaje querido, y reconocido en todo Coahuila,  a casi 50 años de haber gobernado su Municipio y Estado,  lo vimos recientemente en las exequias y condolencias públicas, el reto sería enorme, casi imposible de superar.  
Las condiciones en que va recibir el municipio Miguel Ángel Riquelme, son verdaderamente  desastrosas. Empezando por las finanzas, donde le espera una gran fila de proveedores ávidos de que les paguen facturas por obras, trabajos, insumos y hasta asesorías, mismas que tienen meses y en algunos casos años de haberles retenido indebidamente su pago. Y qué decir en el rubro de seguridad pública, el cual durante toda esta administración ha dejado mucho que desear, pues los delitos siguen creciendo. Afortunadamente Riquelme contará con un experto en esa área como lo es Jorge Luis Moran, futuro secretario de ayuntamiento, mismo que le ayudará a decidir el mejor perfil para tan delicado cargo.
Además la gran mayoría de la ciudad se encuentra a media luz, donde el alumbrado público únicamente se ve en el recibo, (DAP) derecho de alumbrado público, mismo que subió del 5% al 15% en esta administración, y  aun así, el servicio está que da pena, sobre todo en esta época navideña done recibimos familiares y amigos de otras  ciudades.
Y qué decir de los parques y jardines en las colonias, incluyendo la  Alameda Zaragoza y el Bosque Venustiano Carranza, los cuales se encuentran abandonados y sin  alumbrado, algunos a media luz.  Eso sí, una  mega obra como lo es la nueva presidencia municipal incluyendo la explanada y estacionamiento subterráneo, donde, dicho estacionamiento fue concesionado a 42 años a una empresa regiomontana, para terminar la obra. ¿Entonces en qué se fue el erario? Si se tuvo que concesionar el estacionamiento y la obra pública brilló por su ausencia… La oportunidad y el reto están para superarlos.


 Otrosí digo:
Vacaciones. Por motivo de esta temporada navideña, este escribidor, se tomará un descanso para convivir con la familia, reanudando en enero. Feliz Navidad y Prospero  año nuevo.


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx