TODOTERRENO

Llego la hora de La Laguna

Hace unos días la senadora Leticia Herrera externó su intención de participar en la contienda interna de su partido. El contar con una persona nativa de esta Región para la gubernatura de Durango garantiza un sueño largamente anhelado para la mayoría de los Laguneros, con excepción de algunos que opinan que la única manera de lograr un gobernador lagunero es integrando otro Estado a la federación.

Dicho proyecto nació principalmente por el desdén que ha sido objeto La Laguna durante décadas por grupos pertenecientes a la capital de los Estados (Saltillo y Durango Capital) mismos que han utilizado el potencial voto lagunero para ganar y luego pagar con desdén.

Pero este escenario está a punto de cambiar, donde dicha metamorfosis pondrá a La Laguna como una de las mejores  regiones si no es que la primera a nivel nacional. Y con la reciente declaración de la señora Herrera de querer participar en la contienda interna del PRI, no se hicieron esperar desplegados (y aún faltan muchos)  de empresarios que ven con beneplácito su decisión de pretender ser gobernadora de Durango.

La ciudad de Durango siempre ha sido beneficiada en obras y servicios por el gobernador en turno, mientras regiones como La Laguna son muy  raquíticos los beneficios.Por el lado de Coahuila la situación es igual, Saltillo se lleva la mayor parte del erario para obras y servicios, claro los contrastes no son tan marcados entre  Durango capital y Gómez Palacio y Lerdo juntos, el abandono es más evidente  en Región Lagunera de Durango que entre Saltillo y Torreón.

Los laguneros estamos cansados de promesas y más promesas, por lo tanto, llegó la hora de apoyar con todo, la decisión de la senadora Leticia Herrera Ale, pues no solo se beneficiará la región lagunera de Durango, también el beneficio le alcanzará a la región lagunera de Coahuila, pues mucha  mano de obra que trabaja en Gómez y Lerdo procede de Torreón, es decir, el contar con un gobernador lagunero ya sea de Durango o de Coahuila la región entera se beneficiará.

Ahora, si son dos, uno por cada estado, entonces sí sería el resurgir de La Laguna.  

Es por esto el recelo -temor- de ambos grupos de las capitales de los estados.  La fórmula es muy sencilla, votar por un lagunero, es salir del abandono oficial. 


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx