TODOTERRENO

Jubilados de Coahuila en el limbo

El pasado 21 de agosto, el gobernador de Coahuila presentó ante el Congreso, una iniciativa de Ley para la Implementación del Nuevo Sistema de Pensiones en los Municipios y la Ley de Pensiones Complementaria para Magistrados y Jueces del Poder Judicial, es decir, se creará las direcciones de pensiones, (solo existen en Torreón y Saltillo) mismas que se encargarán de afiliar a los empleados estatales y municipales respectivamente, (laboran alrededor de 20 mil personas), para tener derecho a un retiro digno, una  vez que hayan cumplido los requisitos, como edad -60 años mínimo- y cuotas respectivas entre otros más. Si bien es cierto, que dicha ley, sería para beneficio de los futuros jubilados, también se debe tomar en cuenta, que independientemente de esta prestación, el Estado y los 38 municipios de Coahuila deben afiliar a sus empleados, ya sea al IMSS o al ISSSTE, como obligación, para que tengan derecho a la jubilación por vejez o invalidez, y todas las demás prestaciones que otorgan dichas instituciones, pues actualmente los empleados municipales en Torreón y otros municipios del Estado, solo reciben atención médica, omitiendo indebidamente las demás prestaciones, como jubilación por vejez o invalidez e Infonavit, entre otros beneficios, trayendo como consecuencia, que a la edad de su retiro no reciban su digna pensión por vejez. Casi casi, ¡un gracias por participar y nada más! ¡El colmo! La dirección de pensiones en Torreón, es una dependencia municipal que en la época de López Mercado, terminó con números rojos, posteriormente fue recibida por la administración panista de Jorge  Zermeño, la cual poco a poco se fue fortaleciendo hasta entregar con números negros.  Anaya dejó un haber de 64 millones y en la administración de Josa Ángel Pérez, su director de pensiones el Ing. Guillermo Sánchez Chávez, incrementó el haber, en más de 125 millones de pesos. En esta administración de Miguel Riquelme, al mes de marzo, se tiene alrededor de 3 millones y medio en bancos, 9 mil pesos en caja chica y 80 millones en “inversiones temporales”, es decir, solo se cuenta con 83 millones y medio de los 125 millones que dejó José Ángel Pérez. La intención, del Señor Gobernador es buena, pues la creación de las direcciones de pensiones, dará certidumbre a los servidores públicos. Pero esta prestación no exime al patrón -Estado y municipio- de afiliar ya sea al IMSS o ISSSTE a sus empleados. Claro con todas las prestaciones de ley y así en automático, el servidor público gozaría de los beneficios con una digna jubilación. Pero por otro lado, se abre la posibilidad, que en un futuro, las cuotas que se recauden sean indebidamente  sustraídas, por alguna persona o algún comité, o bien sean destinadas a  pagar parte de la mega deuda. Claro, en calidad de préstamo “al rey”,  pues esa es una de las funciones de la dirección de pensiones.  


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx