TODOTERRENO

Falso intérprete

Thamsanga Jantjie es el falso traductor que se atrevió a descifrar la lengua de los sordomudos, en el funeral de Nelson Mandela, en Johannesburgo, el cual contaba con acreditación de seguridad, que le permitió traducir el discurso a personalidades como Obama. Jantjie ahora es acusado por la Asociación Sudafricana de Sordos (DeafSA) de inventar signos y gesticular sin sentido. El supuesto intérprete se defiende argumentando que sufrió un ataque esquizofrénico,  que empezó a oír voces y tener alucinaciones.
Este episodio de la vida real, me recuerda la película  “La Vida es Bella”, donde el  padre, la madre y el hijo están detenidos en un campo de concentración nazi.  Película escrita, dirigida y protagonizada por Roberto Benigni. (Guido Orefice)  y Nicoletta Braschi,  (Dora), su esposa en la vida real, su hijo Giosuè (Giorgio Cantarini). Guido hace creer a su hijo que todo es un juego para ganar puntos. Y el primero que acumule 1000  ganará un tanque de verdad. En una de las escenas  Guido, se ofrece a  traducir  las órdenes de un oficial alemán (del alemán al italiano) y por supuesto que ni idea tenía de lo que estaba traduciendo, pues lo que pretendía  era hacerle creer a su hijo que eran las reglas del “juego”, ocultando a Giosué la terrible situación que estaban viviendo.
En ambos escenarios los protagonistas debieron haber tenido un  temple indiscutible, Thamsanga Jantjie  como falso traductor en los funerales de Mandela ante líderes mundiales, y Guido también como intérprete del oficial alemán, en un campo de concentración nazi, claro está,  en la ficción de una película.
Pero al margen de lo chusco e irreverente de ambos episodios, cuántos políticos en México están aparentando ser buenos traductores y  “representantes de pueblo” sin tener la menor idea de lo que están diciendo y menos haciendo, donde lo mismo son “responsables” de cualquier dependencia federal, estatal o municipal, aunque ni idea tengan de cómo se maneja.  Pero lo que es peor aún,  ocultando con discursos anodinos la terrible situación que estamos viviendo, con  estadísticas y cifras maquilladas. Eso sí, discursos llenos de gesticulaciones y signos sin sentido. Para atreverse a ese grado se necesita tener un gran temple o ser un gran cínico.     
Otrosí digo.
El que tiene un gran reto como regidor en la próxima administración, es Sergio Lara Galván, edil panista. (Ex subdelegado de PROFECO).  Toda vez que sus antecesores trajeron a rienda corta, a la administración de Olmos. Esperemos que también sea igual de crítico, para bien de Torreón.  Tiene capacidad. 



jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx