TODOTERRENO

Antagonismo entre pueblo y gobierno

El gobierno y sus gobernantes, tienen una perspectiva, totalmente antagónica  al pueblo. No ven lo que el ciudadano ve. El pueblo percibe, un abandono en la infraestructura urbana, una apatía, en hospitales, escuelas, seguridad pública, e impartición de justicia pronta, expedita y objetiva. La gran mayoría de los parques están abandonados o desatendidos, espacios vitales para el esparcimiento familiar, y válvula de escape para la juventud dónde sacan energía acumulada, mediante ejercicio o deporte, evitando así futuros delincuentes.

Los gobernantes, no oyen lo que el ciudadano escucha. Las autoridades les gusta oír halagos, rodearse de gente que les diga lo que quieren oír. Pero en el pueblo se escucha un clamor de justicia, por tanta vejación en sus derechos sustantivos.

Las autoridades no sienten lo que el ciudadano se duele. Ellos se encuentran en su zona de confort. El pueblo siente en carne propia, cual carne en el asador. El gobierno no huele, lo que el ciudadano olfatea, que es un tufo a corrupción e impunidad, aunado al oprobio a que es sometido.

Los gobernantes paladean, manjares y buenos vinos. Ellos no saben lo que es un trago amargo, al ser víctimas de una mala atención médica, en hospitales de gobierno que están  sobre saturados y faltos de personal, instrumental y aparatos  médicos. Sus remuneraciones son muy jugosas y  generosas, mientras la mayoría del pueblo, sobrevive entre uno y cinco salarios mínimos. El ciudadano es víctima de una clase política simuladora y desvergonzada, que ni los oye ni los ve. Eso sí, los manipula a sus conveniencias. Por algo se dice que los políticos no sonríen, más bien, son muecas de vergüenza. O será que no somos víctimas del sistema, más bien cómplices al aceptar vendernos, por dadivas   en las campañas como el traguito, ruidito, y taquito, es decir, bebidas,  bandas musicales y comida  -pueblo- o aceptar contratos de obra pública  -clase media- manipulados en licitaciones amañadas para justificar su legalidad. 

Otrosí Digo: Ahora con el relevo en la  dirección de tránsito y vialidad en Torreón, se pretende respetar  más al peatón, como ejemplo está el crucero de Avenida Juárez y Cuauhtémoc, (entrada al Bosque) lugar donde un agente de vialidad está imponiendo orden, pues era una odisea poder cruzar aún con el semáforo peatonal…Enhorabuena Ing. Jiménez Favela.      


jorge.alonsoguerram@yahoo.com.mx