TODOTERRENO

Amigos si, cómplices no

Todos tenemos amigos. Inclusive los políticos deben tener amigos. Al inicio de su mandato (septiembre de 2012) el Presidente Peña Nieto declaró en una reunión del grupo de los 300 más influyentes empresarios, en el Museo Nacional de Antropología, “Un Presidente no tiene amigos”.

Cuando una persona llega a esas alturas del poder, es cuando más falta hacen los verdaderos amigos.

Los políticos deben tener amigos, lo que no deben tener son cómplices.

En una ocasión me tocó escuchar que a un alto funcionario, le reclamaba airadamente una persona cuando lo llevaban detenido ante su presencia  pero fulano ¡Somos amigos! Y Él le replicó, “Yo soy tu amigo, pero no soy tu cómplice”

Los verdaderos amigos jamás van a comprometer a la persona estimada, en cambio los falsos amigos son como la sombra que nos sigue mientras dura el sol. Esos no son amigos, solo son oportunistas, que alaban a la persona mientras ostenta un puesto público, ensalzan al puesto no a la persona. 

Los amigos de verdad son los mejores consejeros, pues nos dicen nuestros yerros en nuestra cara, sobre todo en las mieles del poder, (donde abundan los aduladores) cuando la razón se nubla por la soberbia de quien  lo ostenta. El verdadero político debe  rodearse de gente competente (No solo amigos) y dejarse aconsejar por los expertos.

Un buen político, por muy estadista que sea, jamás dominará la infinidad de complicaciones que surgen diariamente durante su mandato, debe conocer sus límites,  para eso están los expertos para orientarlo, claro está, que  el que toma la decisión es el líder.

A los políticos no se les remunera por lo que hacen, ni por las horas que trabaja, sino por las decisiones que toma durante su mandato, mismas que repercuten en toda la población.

Desafortunadamente, muchos políticos mexicanos y no mexicanos, se dejan seducir por expertos aduladores que los embaucan haciéndoles creer que son grandes amigos, inclusive desplazan a sus verdaderas amistades, con intrigas, para alejarlos del círculo del poder.  

Otrosí digo. Todo parece indicar que las elecciones en Coahuila serán anuladas, pues el INE  confirmó un nuevo incremento en el gasto de campaña, tanto del PRI como del PAN. Anaya subió de 4.56 a un 11.1% y Riquelme de 7.86 a un 16.3 %. Claro que el INE no es la última instancia, pero el río ruge cada vez más fuerte.


jorge_alonsoguerram@yahoo.com.mx