#ANDOMORELEANDO

Torreón: ¿ciudad que vence?

Como ha sido una costumbre, cada gobierno (federal, estatal y municipal) adopta una frase que lo acompaña durante su gestión. Normalmente son frases genéricas, llenas de lugares comunes, vacías y que se pierden en el abismo de las generalidades, son tan relativas como abstractas. Supongo que estas frases deberían reflejar el espíritu de la ciudad y su actual gobierno, dar un mensaje corto que además de quedarse como cicatriz en la memoria de quienes vivimos en Torreón, pueda, en el mejor de los casos, inspirarnos a ser ciudadanos de tiempo completo y poder sentirnos orgullosos de quienes somos.La frase que desde hace nueve meses ha comenzado a escucharse y leerse por toda la ciudad es la de «Torreón, ciudad que vence». Vencer es sujetar, derrotar o rendir al enemigo pero también se define como el dicho de un término o un plazo. Por primera vez me siento identificado con el eslogan en turno pero en su segundo significado, el del vencimiento como caducidad, como final de algo. Hemos sido y seguimos siendo una ciudad  sin estrategias a largo plazo, con una alarmante opacidad en el manejo de sus finanzas y que solo piensa en su clientela electoral. Seguimos siendo tratados como votos y no como personas, los gobernantes siguen viendo la participación ciudadana como una intromisión en sus asuntos. Sin estrategias a largo plazo, Torreón esta caducando; queriendo atacar los síntomas y no su verdadera raíz, la ciudad se seguirá marchitando día con día; sin transparencia en el manejo de los (nuestros) recursos estamos caminando hacia un callejón sin salida. Las cosas, comparadas con el cero relativo, han mejorado este último año pero todo pareciera ser un espejismo. Sin una base industrial que genere empleos bien pagados y haga atractiva la inversión en nuestra región, nuestra realidad seguirá estando sostenida con alfileres. Nosotros seguimos preocupados por el proyecto del «paseo morelos», los meses pasan sin que se convoque al consejo a reunirse. Además de todo lo anterior y pensando en que nuestra ciudad no caduque, seria histórico ver un proyecto social que buscara la construcción de ciudadanía en su sentido más profundo con un inventario de capacidades y a partir de éste, generar condiciones que potencien, multipliquen y articulen la red ciudadana. Mucho pedir para una clase política con visión corta y preocupada mas por sus intereses que por las necesidades de la sociedad Torreonense. Alguna vez escuché a Sergio Fajardo que antes de decidir participar como candidato a la Alcaldía de Medellín, él y un grupo de amigos se encontraban asqueados de la política pero preocupados por lo público; también hubo máximas que lo acompañaron durante su mandato como la de «Medellín, la más educada», «lo mejor para los que menos tienen» y la más contundente: «los recursos del pueblo son sagrados». Mientras tanto nosotros no conocemos la fecha de caducidad de nuestra amada ciudad pero si  sabemos que Torreón, es una ciudad que vence. 


@moreleandotrc @jorgeruvao