#ANDOMORELEANDO

Fermín

Con una mirada profunda y melancólica Fermín llegó al barrio hace varios meses para instalarse en las banquetas y calles de un sector que hace un año lucía desolado. Da compañía como todos los de su especie pero también le gusta sentirse acompañado. Mezcla rara de razas, con su traje negro y oro y zapatos blancos, nadie sabe de dónde viene y por qué eligió llegar; tal vez ni el sepa si ha llegado, el solo deriva -la deriva, según Guy Debord, se presenta como una técnica de paso ininterrumpido a través de ambientes diversos-. El perro caminante apareció y de inmediato tuvo un nombre, los nombres escogen a las personas (y también a los perros). Fermín fue el que decidió acompañarlo por esta nueva aventura dedicada a la vagancia. Se le ve más cómodo con las personas que con los demás perros. Es un ser solitario que nunca sabe donde acabara su día y a la mañana siguiente aparece mágicamente otra vez recorriendo el barrio, su barrio. Con esa especial sensibilidad canina, los perros de la calle gustan de hacer comunidad, llegan y se instalan en sitios donde hay vida, espacios que ya son lugares, escenarios de encuentro. Los perros como especie hermana han acompañado a la humanidad en varios pasajes de la historia ... «los perros triunfaron sobre la ciudad y la revolución, y sobrevivieron para poblar hoy todas las calles de la ciudad, las taquearías, las cantinas y mercados. Y en algunas partes de la ciudad los perros sobrevivieron para ejercitar, como en las ciudades europeas, la única nueva forma de ciudadanía inventada por el mundo occidental desde la revolución francesa: la perronia, ciudadanía para perros» escribió Tenorio Trillo. Como parte de la reactivación del centro y en especial la avenida Morelos de la que hemos sido promotores activos, ejemplos en apariencia superficiales como el de Fermín, nos permiten ver como el sector centro empieza a levantar la mirada. El flujo de personas empieza a ampliar su horario. 18 nuevos comercios han abierto sus puertas y 4 próximamente. Nosotros seguimos preocupados por temas como el «paseo Morelos» [formamos parte del consejo ciudadano de dicho proyecto y desde Febrero no se ha convocado a ninguna reunión], el alumbrado de la avenida está funcionando bien y ha abonado en una avenida con más tráfico peatonal por las noches [pero nos inquieta el fondo del asunto, una licitación de la que diez de once empresas concursantes no entregaron en tiempo y forma su propuesta] y seguimos esperando tener una policía más sensible y educada que deje de inhibir la creciente actividad nocturna de la zona. Mientras tanto caminemos nuestra ciudad, visitemos nuestro centro, recorramos sus banquetas y seguramente en el camino encontraremos a Fermín, el perro flaneur que nos invita perdernos en la ciudad. Derivemos y también participemos. 



@moreleandoTRC/@jorgeruvao