Intersticio

Desechos humanos

La vida en comunidad nos plantea reglas no escritas que van cambiando de acuerdo a los niveles de proximidad que, entre roces nos permitan ir amoldando y limando aquellas puntiagudas situaciones que inevitablemente se dan en la vida urbana, allá afuera.

En ese mundo exterior del que nos protegemos desde los primeros vestigios de la vida del hombre en el planeta sucede todo y por tanto los riesgos se incrementan cada vez que abrimos la puerta para emprender un nuevo viaje por las arterias que dan vida al escenario que se materializa en piedra y metal, la ciudad. Nuestra relación con ese entorno, acaso hostil, se puede dar de muchas formas y nuestra interacción responde a la concepción que tengamos del espacio público. También podemos transitar por esos lugares a cielo abierto sin tener la mas mínima conciencia pero aún así, se sigue moldeando nuestra personal idea de barrio y desde luego de ciudad. En esos cientos de encuentros efímeros y casi instantáneos se sustenta el espíritu de lo urbano; en una sonrisa o un discreto saludo y no se diga en el encuentro con algún querido amigo. 

En éste mundo de lo instantáneo no hay tiempo mas que para acelerar el paso y buscar ese mejor puesto de trabajo o ese nuevo y gran proyecto (los privilegiados) o perseguir el sustento diario (la mayoría).  Ese mundo partido en dos, siempre el de “los otros” solo a distancia parece ser uno mismo pero conforme uno se acerca, la fisura se vuelve cuarteadura. Las tensiones de lo moderno han acelerado, por lo tanto, la producción de “desechos humanos” (dicho en términos “capitalistas”) que ya no tienen cabida (si es que la tuvieron) entre nosotros. Los locos e indigentes que deambulan por las calles huyendo de quien sabe qué, con quien sabe qué historias detrás. Ignorados y expulsados, siempre he pensado que nos quieren decir algo, como si fueran dos personas en una, la que se abandonó y la que bajo llave se esconde ahí dentro. 

Mientras escribo, reflexiono sobre la relación entre esto y la nota de hoy: “Suicidios provocan alerta en las autoridades de justicia”. 


@jorgeruvao/jorgeruva@gmail.com