Optimus

Al parecer despertaron

Los neo panistas  como si se hubieran dado cuenta de algo, ahora si van con todo, pues a ellos les cabe la certeza de que los dueños de la verdad absoluta, los únicos depositarios de la confianza opositora son ellos, por el recurso simple de la primera opción.

El panismo tradicional y congruente, hace ahora lo necesario para ir minando el poderío de los bárbaros del norte y sin pelos en la lengua, se lanzan en serio por un proyecto de mayor envergadura.

La polarización esta a la vista de todos y lo que antes se podría considerar un choque de trenes, al parecer será mas bien el atropellamiento impune de un semoviente en el camino y de una parejita de enamorados. 

Los amarres están a la orden del día, y la estrategia es clara y simple, hay que abortar a como de lugar, las candidaturas que desprestigian la historia de un partido serio.

Sé que esto les va a oler a intromisión, pero si acudimos al sentido común, nos daremos cuenta de que algunos de los neopanistas ya están haciendo lo conducente, para, sin importar el territorio al que pertenezcan, sumarse desde ahora a quien tiene las reales posibilidades de encabezar un proyecto estatal con todo el respaldo de la cúpula nacional.

De aquí en adelante, la guerra va a ser intestina, ya no será con el de enfrente, pues para el PAN, lo primordial no será ganar, sino preservar su imagen.

Lo más importante para sostener su crecimiento es la percepción, pues ella alimenta las posibilidades reales de consolidación  y de ampliación de los espacios, la urgencia de validar en los próximos procesos electorales el triunfo en Nuevo Laredo y Matamoros, hará que modifiquen sus alianzas.

Triunfos cuestionados por la baja calidad del producto no son los que buscarán ahora, pues ya saben o ya se enteraron que no es fácil gobernar y  que es preferible hacer amigos  a los políticos que hacer políticos a los amigos. 

Por ello, creemos firmemente que en el PAN volverán al misticismo, harán a un lado a los ambiciosos y buscarán en sus filas a aquellos que les garanticen cuando menos respeto a los estatutos de su partido, pues están urgidos a demostrar que sus triunfos son producto de la convicción partidista.

De aquí en adelante las definiciones serán el pan de todos los días, poco a poco las candidaturas independientes irán apareciendo y para lograr un espacio, solo tendrán cabida aquellos que demuestren conocimiento pleno de los principios básicos.

Parece fácil pero no lo es, los burros neófitos tendrán que esperar nuevo aires, pues al parecer ahora le devolverán a los estudiosos y académicos del PAN los espacios que desde “Los amigos de Fox” perdieron.

Va a resultar interesante observar este ejercicio democrático, por que ellos, los auténticos, AL PARECER DESPERTARON.