Optimus

Las caravanas

La  agenda de la población civil ha sido modificada por las fuerzas del crimen permitido, el miedo a ser víctima de asalto o despojo ha obligado a la Policía Federal Preventiva a tomar cartas en el asunto y a proteger sin distingos a todo aquel que desea circular en la carreteras de México, con la tranquilidad y seguridad que brinda en viajar en grupo.A muchos les parece bien, a otros sin embargo les agobia el tener que coordinarse para poder ejercer el libre tránsito en este su país.

Sin embargo es menester informar que ante los hechos consumados y cotidianos todos debemos de tomar las precauciones necesarias para poder llevar a cabo el ritual de convivir y compartir con la familia en estas fechas tan significativas.

No debemos de caer en la provocación de los maleantes, ni tampoco en darles la oportunidad de seguir asaltando impunemente, ellos los bandidos deben de entender que ante su acoso, existe la voluntad de todos de no permitirles más afectaciones  a nuestros derechos.

La PFP ha tomado con resignación esta nueva modalidad y coopera con quienes no están dispuestos a cancelar su viaje, organizando corridas entre los principales puntos de interés de los vacacionistas navideños.

La forma de operar es sencilla, el interesado en viajar se comunica a las oficinas de la Policía para saber a qué horas saldrá una caravana, concentrándose en el punto donde ellos indican, regularmente frente a sus oficinas y aunque la espera es algo tediosa mientras se forma el contingente, la tranquilidad de viajar protegidos devuelve la paciencia.

No es un programa del gobierno federal, porque si así fuera, tendríamos en los medios de comunicación suficiente información al respecto, pero la necesidad de la población y sus constantes llamadas telefónicas orillaron a este plan emergente.

Los grupos de migrantes que regresan en estas fechas también reciben apoyo, y su traslado en grupo con destino hasta el DF ya es una realidad que está alentando a aquellos que estaban a punto de cancelar su regreso a casa.Y esto es bueno, porque viajando así, hasta se evitan las extorsiones de la aduana que en forma particular ya venían realizándose.

Gran parte de la sociedad actúa hoy en grupo, evitando así que los criminales modifiquen las costumbres de todo un pueblo amante de la paz, la tranquilidad y la concordia.

La PFP ha respondido al reclamo y cada día son más las caravanas escoltadas, con un guía y un cabo, y en algunos casos hasta 3 o 4 patrullas adicionales, dependiendo del número de autos que la conforman.Ante esta contundencia, los bandidos se repliegan y esperan en otro sitio el arribo de algún despistado que haya decidido viajar solo.Y si tienen suerte los viajeros, tal vez lleguen sin contratiempo o sin dinero y sin vehículo, pues la fortuna ejerce peculiar acción en estas circunstancias.

La recomendación es sencilla, no cancele su visita a familiares en estas fechas, hable por teléfono a la PFP de su localidad e indague a qué horas salen a su destino LAS CARAVANAS.