Optimus

Viernes Santo

Hoy Viernes Santo la comunidad cristiana conmemora el vía crucis, así se le llama al camino que Jesús tuvo que recorrer llevando sobre sus hombros el madero en el cual iba a ser crucificado. 

Su muerte en la cruz y su sepultura, constituye el núcleo central de la Semana Santa y  en la Playa Bagdad de Matamoros después de mucho batallar, esta costumbre de más de 25 años se podrá continuar.

Hoy es el día del máximo dolor por la muerte de Jesús, es un día de riguroso luto y no se celebra misa, sino un rito de oración, es el único del año en que no se celebra para expresar el luto de la iglesia. 

La mañana de este día se dedica a prácticas piadosas como el Vía Crucis, la visita a los monumentos, las procesiones penitenciales y todas esas costumbres que se consignan y hasta se convierten en atractivo turistico. 

En muchos pueblos, éste se escenifica por las calles, mientras un penitente representa a Jesús y sufre los castigos que a él se le infligieron cumpliendo así una promesa.

Entre las 3 y las 6 de la tarde, para hacerla coincidir con el momento en que se produjo la crucifixión y muerte de Cristo, se celebra un acto litúrgico para conmemorarlo.

Las escenas de Semana Santa más impresionantes se desarrollan en las Filipinas y en México, pues muchas de ellas van acompañadas de verdaderos castigos corporales, así como autenticas crucifixiones. 

Al ser el día más importante de toda la Semana, vale la pena no perderse este espectáculo de fe y valor, que conmemora el nacimiento de una era. 

Qué bueno que las autoridades eclesiásticas lograron superar el veto que desde el ayuntamiento intento imponerse a esta conmemoración, que en muchas partes de nuestra patria se han consolidado ya como auténticos espejos de la cultura religiosa.

Ayer nos enteramos que un veto de decadas cayo por su propio peso, pues  el gobierno de Raúl Castro saldó su deuda con el anterior papa Benedicto XVI al incluir el Viernes Santo como feriado de forma definitiva en el nuevo Código de Trabajo, informó el martes el diario oficialista Granma.

Durante su visita a Cuba del 26 al 28 de marzo del 2012, Benedicto XVI solicitó a Castro que declarara feriado el Viernes Santo. Las procesiones católicas fueron suprimidas en Cuba en 1961 y el feriado de la Navidad en 1969, como parte del enfrentamiento que se desarrolló en esa década entre el gobierno comunista de Fidel Castro y la Iglesia Católica.

Ambas celebraciones fueron restituidas tras la visita del papa Juan Pablo II en 1998, que marcó el deshielo en las relaciones Iglesia-Estado, un proceso de aproximación que mantuvo el gobernante Raúl Castro al suceder a su hermano Fidel en el 2006. 

La historia de los vetos de gobierno por cuestiones políticas tiene su historia y qué bueno que en Matamoros reinó la cordura, pues al igual que en La Habana hoy se conmemora con dignidad el VIERNES SANTO.