Optimus

Protector de animales

La alerta de tornado para el Valle del Texas corrió como pólvora encendida por las redes sociales, no llegó a mucho, pues fue imposible que se conformara el embudo, aunque los vientos con sus rachas derrumbaron lo que estaba oxidado.

Tanto en Brownsville como en Matamoros causó daños materiales, físicos muy pocos, sustos bastantes e inundaciones suficientes como  para demostrar que, a pesar del pasar de los años y de la experiencia adquirida, siempre son muchas las calles inundadas, aunque las autoridades expliquen que fueron encharcamientos momentáneos.

Pero ni la tormenta del cielo pudo apaciguar los ánimos con la noticia de la desarticulación de la policía ministerial y no porque la sociedad confiara, sino porque el lado oscuro de la ley sintió el frio de la falta de protección.

¿Se acabó en serio la época  del crimen permitido?Solo el tiempo lo dirá, las versiones que anteriormente corrían de boca en boca, tal vez es tiempo de que salgan a la luz y que se denuncien, pues si permanecen enterradas se verá muy lejos la solución a un problema judicial que pudiera terminar en político.

No es necesario tener fuentes confiables de información, pues la  misma fluye a raudales mencionando nombres de relevo que pertenecen al sexo débil, pero que intenta fortalecer la confianza ciudadana.

Si alguien piensa que el interés es exclusivamente para devolver la tranquilidad perdida, estará pecando de ingenuo, los intereses mayores están en el centro, pero con verdades a medias se puede tender la cama, para depositar los restos humanos que puedan servir de fertilizante para el yermo páramo.

A la espera del derrumbe se encuentran muchos, observando detenidamente sin opinar al respecto, lo que tenían que decir los dijeron en la tribuna y sentaron las bases para la maquinación letal.

¿Llegará al final de su ejercicio?, ¿quién sabe?A veces la visión se nubla, pero no por vista cansada, sino mas bien por  acumulación de poder. Así le pasa al Secretario de Desarrollo Social en Matamoros, siempre tiene prisa y no le gusta esperar.

Por las calles es común verlo rebasando por la derecha y por la izquierda, todos saben de quien se trata y a leguas se nota que lo disfruta y mucho.

Tanto que busca ampliar sus áreas de influencia, lo que tiene ya se le hace poco, así que busca mas en que entretenerse, esto lo saco a conclusión pues por medio de interpósita persona me hizo saber que no le gusta que mencione a las perras en la columna.

No entiendo en que la afecta a él, tanto La Canora como la otra prieta son felices juntas allá en el centro y si las alejé de El Kalusha fue en atención a la mayoría de edad del hermoso labrador negro, perdón de Color.

Pero en fin, habrá que revisar el código municipal para saber cuáles son las funciones específicas del Sr. Biasi, aunque definitivamente no creo que estén incluidas las de protector de animales.