Optimus

Política ficción, el nuevo presidenciable

Rafael Moreno Valle se ha convertido en esta semana en “Ave de Tempestades”, la profusión de anuncios espectaculares promocionando la portada de  una revista fantasma denominada “Lideres Mexicanos”, es ya de sobra conocida en Tamaulipas.

Esta revista fue la que hizo “Gobernadeable” en Tamaulipas, bajo la misma estrategia, a una pequeña ilusa, dominada por factores externos que no pasaron desapercibidos por quienes hoy detentan el poder.

El problema de la aparición en Tamaulipas de este tipo de promoción política anticipada es definitivamente el sesgo que toman los comentarios en cuanto al origen de la misma campaña.

Hay quienes adjudican la operación a Luis Biasi, testaferro de la ex alcaldesa, ya que la ubicación de los promocionales es la misma que utilizaron en su momento para promover a la Comandante Suprema del desaparecido grupo paramilitar denominado “Hércules”.

Otras versiones sostienen que la campaña es una forma de pago en especie, por aquel sonado caso de las despensas encontradas en una bodega de Reynosa y en otra de San Fernando, donde claramente aparecían los logotipos del DIF de Puebla.

De ese caso,  no gratos recuerdos deben de tener muchos diputados locales actuales, mismos que ahora se han convertido en auténticos defensores de los códigos municipales, sobre todo si se trata de lanzar fuego amigo.

Este tema de la semana, sin duda dará mucho de qué hablar de aquí a diciembre, pues en el cronograma estatal, pareciera ser que hay más, mucho más interés en derrumbar que en construir.

El asunto de los espectaculares ha sido tema mediático en Coahuila, en Baja California, en Chiapas, en Puebla y en otros estados, mientras que en Tamaulipas no ha merecido atención por parte de ninguna autoridad.

El INE mediante denuncia formal del PRD y de un ciudadano, determinó un plazo de 12 horas para que fuera retirada toda esa propagandaanticipada, sin embargo todo su esfuerzo ha sido en vano, pues no hay autoridad suficiente que logre lo que el instituto sancionó.

Esta decisión fue tomada el pasado 31 de octubre y hasta la fecha los espectaculares siguen a la vista de todos, el Congreso local de Tamaulipas no ha tenido tiempo para subir el tema a la tribuna, pues sus intereses se concentran en la aplicación del Código Municipal en Reynosa.

Esto sin duda debe de tener más que preocupados a los alcaldes restantes, pues la intervención central desde la máxima tribuna del estado, presagia tormentas.

Hoy en Reynosa ya saben para que sirven los asesores, gobernar no es fácil, menos tratar de hacerlo solo, sin proyecto, sin medida, sin objetivo y con gran prepotencia.

La política es el arte de los consensos, de los acuerdos y para lograrlos se requiere de experiencia.

Sin duda en el Palacio de Gobierno de Tamaulipas están analizando muy bien las consecuencias de la misoginia, pues lo que pasódesapercibido en el Congreso no necesariamente sucederá con la sociedad, la percepción puede variar cuando no sean motivos de salud lo que provoquen la salida, sino fobias y filias las que como cortesanas deambulen en los pasillos.

Coinciden dos temas en un mismo momento, la aparición de los espectaculares y la andanada contra el líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, casualidad o no, su tocayo Ricardo Alemán y su Itinerario Político, desde las páginas de MILENIO desató la polémica al destacar que las filtraciones surgieron desde el mismo Acción Nacional.

Los factores del poder real y actual en Tamaulipas, están inmersos en una gran controversia, a quien apoyar para la sucesión presidencial del 2018, al mecenas de Puebla, al líder viajero o a la esposa del ex presidente, ambos tres, como diría Fox, ya pisaron en el 2016 tierras tamaulipecas, gobernar puede parecer fácil, atinarle y ser precisos en el futurismo es realmente difícil.

El tema puede parecer intrascendente, los espectaculares pueden permanecer más días, las sanciones pueden ser mínimas, la omisión puede cambiar la conciencia, la percepción puede variar en lo general, si se comprueba que todo, absolutamente todo lo que sucede en Tamaulipas es, POLITICA FICCIÓN.