Optimus

Peligra el internet

Quedó claro en el último día de las audiencias públicas en el senado, que la iniciativa de legislación secundaria en materia de telecomunicaciones, viola los derechos de libertad de expresión y de información y la protección de datos personales consagrada en la Constitución. 

Así lo advirtieron ante los senadores de las comisiones dictaminadoras, los representantes de organizaciones sociales y académicas.

Fue el representante de la Red por la Defensa de los Derechos Digitales, Luis Fernando García,  quien advirtió que se trata de una propuesta de ley “que confirma el deliberado propósito por neutralizar Internet como herramienta para el ejercicio de libertades y convertirla en un instrumento de control político”.

De igual manera, Jesús Robles Maloof, del Colectivo Internet Libre para Todos, la calificó como “el más grande reto regresivo y autoritario desde que Internet existe en nuestro país”, pues no sólo impide avanzar en materia de acceso, sino que faculta a las autoridades administrativas para “cancelar de facto” el derecho a la libertad de expresión, a la información y a la comunicación.

La propuesta de Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión faculta a los concesionaros a bajar el switch a Internet y a los servicios de telecomunicaciones en áreas determinadas, discrecionalmente por una autoridad.

De hecho esa ley establece mecanismos de censura a Internet, al establecer que los concesionarios podrán bloquear el acceso a determinados contenidos, aplicaciones y servicios cuando medie orden de autoridad o sean contrarios a alguna normatividad.

La preocupación es porque faculta a las autoridades a bloquear o anular las señales de todas las bandas de telecomunicaciones, en “eventos y lugares críticos para la seguridad pública nacional”.

Se trata pues, de una herramienta propia de regímenes autoritarios, ya que impediría la labor periodística, la documentación de violaciones a derechos humanos e incluso la utilización de servicios de emergencia durante manifestaciones pública”.

Otro dato preocupante es que obliga a los concesionarios a la geolocalización de los usuarios de telefonía a intervenir sus comunicaciones y llevar un registro de dos años de sus datos y esto es riesgoso, ya que “les están entregando charolas digitales, a policías de bajo nivel, que podrían estar vinculadas con el crimen organizado”.

La conclusión la semana pasada fue que es necesario que se escuchen otras voces ciudadanas, a pesar de que la  asistencia al foro fue mucho menor que un día antes. 

El salón de sesiones de la Comisión Permanente, donde se llevó a cabo, estuvo casi vacío y en ningún momento hubo más de ocho senadores, número suficiente para  poder intuir que: PELIGRA EL INTERNET.