Optimus

Monjitas vacacionistas

El Kalusha hermoso perro labrador negro, perdón de color, anda preocupado porque la moral se ha perdido hasta en las agrupaciones dedicadas a predicar la palabra de Dios.A él siempre le han caído bien las monjitas porque su traje de pingüino se asemeja en mucho a su vestimenta tradicional de pelos, sin embargo ahora al enterarse de lo sucedido en  el estado de Morelos, como que ha perdido la confianza en las representantes de la Fe.

Y todo porque la Procuraduría General de Justicia de Morelos, ha iniciado una investigación a la agrupación Servicios de Misericordia a la Pobreza Extrema, por presunto desvíos de recursos.“Pecata no tan minuta”, dado que las servidoras del Señor, con fondos de la agrupación compraron un carro Golf de la maraca Volkswagen, ya que para poder ir a recoger los donativos y posteriormente depositarlos en el banco, necesitaban un vehículo, pues el convento tenia uno solo de tracción animal y al centro no lo podían llevar, ya que ensuciaban las calles.

Además de que en primavera el burro daba espectáculos nada gratos para los padres de las vírgenes del pueblo.Hasta aquí las cosas se entienden como una necesidad moderna e indispensable para poder cumplir con la encomienda de ayudar a quienes menos tienen, y ellas, desde luego, no tenían carro para movilizarse.

La preocupación de mi perro se deriva más bien de la inconveniencia de tener página de facebook cuando eres monja, pues este adelanto tecnológico en las relaciones sociales, hace que se pierda la secrecía de la vida de las abadesas, pues gracias a ello, la sociedad se enteró que las monjitas hicieron un placentero viaje en su auto nuevo a las playas de Acapulco Gro.

 Y como en Acapulco no es como en las Vegas, los donantes comenzaron a dudar del destino final de su ayuda humanitaria, así que revisaron detenidamente las fotos publicadas para lograr llegar a la conclusión de que no fue uno sino varios viajes a las paradisiacas playas de la Costa Chica y la Costa Grande.La Canora, perra concubina de El Kalusha no dice nada mientras el can me platica, pero eso si, como es muy chismosa, aunque voltea la vista a otro lado, la oreja derecha la mantiene bien parada. Algo que el Kalusha ya no consigue para sí.

Mi perro piensa que no tienen nada de malo las fotos, pues las monjitas guardaron compostura y se metieron al mar con calzones largos tipo soldadera y camiseta de manga larga con doble corpiño para evitar que se notara si el agua estaba fría.Además de que llegaron a un Hostal y sin su hábito acostumbrado, pero eso si con el permiso del obispo debidamente firmado, donde se lee claramente la indicación de dirigirse a zonas arenosas de humedad constante.Sin embargo los sabuesos de la Procuraduría ya tienen identificada la cuenta bancaria y están comprobando si los retiros coinciden con los viajes de placer de las MONJITAS VACACIONISTAS.