Optimus

EPN está mal evaluado

La sorpresa de la semana la dio Consulta Mitofsky, pues en su boletín del 9 de diciembre da a conocer los resultados de la evaluación del primer año de gestión de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República.

Recordemos que para diciembre del 2012 la misma encuestadora nacional reportó una aprobación para su mandato del 54% de la población, contra una desaprobación del 34.5% lo que contrastaba con el ánimo general después de una elección que se caracterizó por acusaciones de gastos excesivos durante la campaña.

Ya para febrero del 2013, la consultora internacional daba cuenta de una ligera caída hasta ubicarlo en la aprobación del 52.5%, creciendo obviamente la desaprobación al 35.3%.

Sin embargo en mayo el repunte fue notable, logrando EPN el 57.3% de aprobación, sin embargo el crecimiento de quienes los desaprobaban también fue notable pues llegó al 38.4%, lo cual demostró que los indecisos estaban tomando ya parte activa en las encuestas.

La debacle inicia en el estudio correspondiente al mes de agosto del presente año, pues para entonces la aprobación bajó al 56.2%, mientras quienes lo descalifican logran ubicarse ya en el 41.4%.

El último estudio revela lo inevitable pues para noviembre la caída en aprobación llegó al 49.7% ubicando a sus detractores ya muy cerca del cruce de tendencias, pues logran el 48.7%.Preocupante para un inicio de gobierno el resultado de la medición, pues es fácilmente comparable con su antecesor, Felipe Calderón Hinojosa, quien llega al gobierno de la República con un 64.1% de aprobación, ubicándose a la vuelta de su primer año en el 58.9%, estos numero revelan que Peña nieto pierde 4.3% de aprobación en su primer año mientras Calderón pierde el 5.2% en el mismo periodo.

Aunque el líder en pérdida de credibilidad lo es Vicente Fox, pues después de llegar al poder con un 80.2% de aceptación, al concluir su primer año los porcentajes apenas llegaron al 59.4%, perdiendo un total histórico de 20.8%.

Del otro lado de la banda, se encuentran Ernesto Zedillo y Carlos Salinas de Gortari, pues a pesar de iniciar con baja aceptación su gobierno, el primer año les significó números positivos, pues Zedillo inicia con el 42% de aceptación y consigue en un año llegar al 43.3%, mientras Salinas que inició con el 57% logró remontar al 69.2%.

El estudio es muy amplio y califica también áreas especificas de gobierno, donde resaltan: “aumentar el prestigio internacional” por encima de “mejorar la educación pública”.Pero donde más reclamo se observa es en: “disminuir la inflación”, “disminuir la corrupción” y “proteger a los migrantes mexicanos”.

Llama la atención también en el estudio que en los atributos personales del Presidente de México, el que menos se le reconoce es el de: “preocupación por los pobres”.Así es como Mitofsky demuestra que en el país, EPN ESTÁ MAL EVALUADO.