Otro camino

El sol sale todos los días, 'abrir el debate'

Ante cualquier cuestión la partidocracia ("clase política"), sus epígonos en la intelectualidad, los medios masivos, las redes y hasta los "opositores" tienen siempre una respuesta: hay que abrir el debate y crear una comisión.

Esta misma semana se ha dado el enésimo debate en torno a las candidaturas independientes; ahora en el Senado se discute si son o no embriones de partido. Lo discuten los mismos personajes de siempre, participaron algunos de los que las han impulsado, los que nada más meten el tobillo en la alberca y los que las consideran una coartada para desestabilizar nuestro maravilloso y plural sistema de partidos.

Todo sería muy simple: en lugar de tantos debates hay que aplicar el artículo 35 de la Constitución. Punto. Cuando existan personas que se organicen, compartan determinadas ideas, se den un tipo de organización y estatutos para alcanzar ciertos objetivos, políticos por supuesto, lo que incluye el poder o al menos el o los gobiernos; simplemente hay que someter sus propuestas y candidaturas al criterio de los electores. Los que triunfen u obtengan los porcentajes mínimos tendrán sus respectivos gobernantes o representantes en los congresos.

Así ocurre en casi todo el mundo, donde hay elecciones por supuesto. Si no me equivoco, en Portugal —donde está a punto de crearse una alianza de todas las izquierdas— contendieron decenas de partidos. También en Polonia después de la era "socialista".

Pero aquí tenemos decenios de hacer "reformas" que tienen como propósito poner candados para garantizar el monopolio de la casta. Por eso se produjo un "pluralismo" sui géneris: los priistas están en todos los partidos y hasta los dirigen, como es el caso del PRD y en cierta medida de todos los demás.

Esa casta se reproduce en todas partes. Baste el ejemplo de la UNAM, que lleva decenios gobernada por rectores procedentes de los mismos "gremios" y hasta de las mismas familias.

Teóricamente el sistema político democrático hace posible el enfrentamiento o lucha social por medio de vías pacíficas o de cauces no violentos.

Como muchos sectores sociales están fuera, cada día estamos al borde del abismo.


joelortegajuarez@gmail.com