Otro camino

Nochixtlán, tema social y político, no del MP

Toda mi solidaridad para Jaime García Chávez.

"... Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca (...) estados con una determinante ruralidad de sus poblaciones, con una importante proporción de población indígena, con una pobreza infantil impresionante y un IDH de los más bajos del país... donde se requiere de una amplia reforma social... Esta es la forma, no el garrote, de comenzar a desactivar la desproporción y la estupidez de todos los que se han alimentado de la injusticia, la trampa y la pobreza".
Luis Alberto Barquera

Para los que todavía creen que los pericos son mamíferos, sería bueno que respondan a una pregunta tanto los jefes del Estado, los de la policía y los del Ejército y demás aparatos de espionaje: ¿por qué no pueden mostrar una fotografía de un "francotirador" disparando, en la "emboscada" de Nochixtlán?

Por la misma razón que nunca pudieron hacerlo ante la matanza de Tlatelolco y la del Jueves de Corpus y antes en la matanza de León de sinarquistas y en las elecciones de 1952 y en 1963 en Morelia y muchas más.

El movimiento civil, político, cultural y social ha logrado frenar esa política salvaje.

Hoy ominosamente tiende a renacer.

Incluso mediante la torpe maniobra del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, al negar la "plancha" del Zócalo a los manifestantes citados por AMLO.

La cuestión de fondo la están planteando estudios como el de Luis Alberto Barquera y otros similares. En esos estados la miseria, los cacicazgos, el control de los pobres mediante "programas asistenciales" o la abierta compra de líderes con la cartera de billetes han creado un estado de simulación y complicidad, donde las "masas" son meras mercancías que se ofrecen en el bazar político. Da lo mismo si el gobernador es un priista con etiqueta de coalición PAN-PRD, como Gabino Cué, o uno como Manuel Velasco, con etiqueta Verde-PRI, o como Aguirre, con la franquicia PRD, o PRI, como Astudillo, y Aureoles, PRD. Todos gobiernan mediante la "compra" de líderes y agrupaciones que medran con las necesidades casi miserables de los pobladores, entre ellos los maestros.

Cada quien se puede engañar repitiendo medias verdades de prácticas humillantes y violentas de algunos grupúsculos disque aliados de la CNTE o de algunos de sus miembros, que son injustificables.

Lo que hoy está en juego es la imposición de una política de Estado represora o la solución política de los conflictos.

joelortegajuarez@gmail.com