Otro camino

Las múltiples lecturas del 7 de junio

Las elecciones del 7 de junio fueron sorprendentes en muchos sentidos. En algunos  círculos de activistas hay interpretaciones diferentes y a veces contradictorias. Lo mismo ocurre con los comentócratas. Entre estos últimos existe cierta angustia por lo que califican como fragmentación. Incluso algunos hablan de los riesgos de ingobernabilidad. Está creciendo el desprestigio del financiamiento público. Muchos  proponen reducirlo drásticamente y toman el ejemplo del joven Kumamoto, quien financió su campaña victoriosa con recursos varias veces menores a los usados por los candidatos de partidos. También señalan las lagunas existentes que hicieron que, en el caso de El Bronco y a unos días de las elecciones, los tribunales correspondientes decidieran equilibrar sus recursos con financiamiento privado. Esto inquieta a muchos o por lo menos deja de manifiesto que no hay reglas claras para el asunto del financiamiento de los candidatos “independientes”, que en el caso de las elecciones pasadas prefiero llamar disidentes, salvo el caso de Kumamoto, que conviene estudiar y conocer. Sugiero ver Videos de Rodrigo Cornejo, publicado por Televisa; se encuentra en YouTube.

Antes de las elecciones publiqué un texto donde afirmé que: “El inmenso rechazo al Estado, al gobierno de Peña Nieto, al Congreso de la Unión, a los partidos, a la oligarquía, a los poderes fácticos y sus aparatos, como a los poderosos medios electrónicos e impresos, así como a los sindicatos y a buena parte de los intelectuales, debe traducirse en un cambio político.

La voz de la calle debe estar presente en las urnas.

A escala mundial existe un gran desprestigio del modelo democrático tradicional. Los partidos políticos tienen un gran rechazo en todas partes. En Grecia y España surgió la posibilidad de unir a los movimientos de la calle con opciones electorales de coaliciones de izquierda genuinas. Su aportación es muy valiosa.

En los años recientes hubo movimientos masivos en muchos sectores sociales, incluyendo a los jóvenes y a los estudiantes”. No creció el anulismo, el rechazo se dio mediante la victoria de los disidentes. Es una vía inesperada.

 

joelortegajuarez@gmail.com