Otro camino

Sueño libertario frustrado

Mañana se cumplirán 62 años del asalto al cuartel Moncada de Santiago, que inició la Revolución cubana que triunfó el 1 de enero de 1959. Los barbudos que “iban desnudos como si nacieran” (Neruda) inspiraron los sueños revolucionarios y hasta libertarios de toda una generación.

En las excelentes crónicas de Juan Pablo Becerra-Acosta nos dice: “Aquí (en Cuba) la nueva revolución empezó el 1 de julio hace 21 días… Se trata de la revolución del wifi…”.

Es tremendo que hoy en Cuba para algunos el símbolo de libertad sea poder comprar un paquete, una USB, para poder ver programas gringos o incluso los de Laura Bozzo.

Los 54 años de ruptura de relaciones Cuba-Estados Unidos, la invasión de Playa Girón organizada y financiada por el gobierno estadunidense, el bloqueo absurdo contra la isla, los incontables atentados fallidos contra Fidel Castro, la crisis de octubre de 1962, la desaparición del “socialismo realmente existente” y muchas otras acciones violatorias del derecho internacional pueden citarse como el contexto hostil contra el Estado cubano, pero no podrán jamás justificar la ausencia de libertad para los cubanos impuesta por los hermanos Castro.

Ninguna propuesta de cambio político, social, cultural y estructural contra un capitalismo cada vez más depredador y desigual (como lo atestiguan las cifras de las más variadas investigaciones en torno a la pobreza en México) podrá tener un mínimo de credibilidad y viabilidad si se calla ante la dictadura impuesta a los cubanos en nombre del “socialismo y el antiimperialismo”.

Nada ni nadie puede justificar, ni siquiera explicar, una política de dos caras: denunciar los terribles y crecientes casos de violación a los derechos humanos en México, como los ocurridos en estos años bajo el gobierno de Peña Nieto en Tlatlaya, Iguala, Ayotzinapa, Apatzingán, Zacatecas, Santa María Ostula y todos los anteriores durante los gobiernos de Calderón y Fox, más los de toda la era priista de la dictadura perfecta. Mientras se sigue apoyando a la dictadura castrista.

El sueño libertario frustrado en Cuba por el Estado es también una de las peores agresiones al movimiento contra la desigualdad en México.

 

joelortegajuarez@gmail.com